Las Provincias

El simposio agroalimentario sienta las bases para formar un clúster comarcal del sector

fotogalería

Exposición de productos en el zaguán de La Lonja. / Alberto Aragón

  • El objetivo de la cita que reúne a investigadores y empresas es intercambiar experiencias para que el campo se consolide como eje económico comarcal

El primer simposio internacional sobre el sector agroalimentario comenzó ayer en La Lonja con el objetivo de que investigadores universitarios, empresas de este ámbito y distribuidores intercambien experiencias sobre la fortaleza de la agricultura comarcal y el futuro de esta ligado a la innovación para trabajar en su expansión.

Uno de los objetivos principales del simposio es, como dijo en la presentación el alcalde, Emilio Bascuñana, que llega con vocación de ser una cita anual pero también para que sea el germen de la creación de un clúster agroalimentario en la Vega Baja donde tengan cabida todos los agentes implicados. La idea que lanzó el primer edil es trabajar en una agrupación de todos los que tienen que ver en la agricultura, manipulación y distribución de los productos del campo y que entre ellos se creen las sinergias necesarias porque «es una industria de primer nivel y una de las bases de la economía comarcal ,pero hay que potenciarlo para seguir compitiendo con apuestas por la calidad y la innovación».

A la llamada del Ayuntamiento, organizador del encuentro junto a las universidades de Alicante y Miguel Hernández acudieron representantes de muchos de los que tienen voz en el proceso. En la inauguración se contó con el director general de Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Fernando Burgaz, el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, los rectores de ambas instituciones docentes y el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez. En su discurso el responsable de la administración provincial destacó el papel que juega la industria agroalimentaria alicantina en el cómputo autonómico con un 27% y unas 175.000 hectáreas cultivadas donde cobra protagonismo la Vega Baja. Asimismo volvió a esgrimir la necesidad de agua para que el sector se afiance como una de las bazas de la economía provincial y reclamó que «llegue desde donde haga falta para que su desarrollo sea el adecuado». Asimismo el secretario autonómico también destacó las fortalezas del mismo y aportó cifras como que supone un 18% del PIB de la Comunitat, genera un 13% del empleo y un 24% del total de las exportaciones, cifras que aumentan en la comarca hasta un 20, 15 y 45% respectivamente. Por su parte el director general consideró un acierto el simposio a todos los sectores implicados y habló de que es esencial la apuesta por la internacionalización dentro de una economía global y de la necesidad de que el I+D adquiera un papel relevante en la adaptación de empresas, agricultores o comercializadores.

Tras la apertura se desarrollaron diversas ponencias como el papel que les queda a los hombres del campo para sobrevivir a los monopolios que hay tanto en multinacionales que controlan la distribución de semillas o productos fitosanitarios a las grandes cadenas de distribución o también que no hay que olvidar que pese a los millones de toneladas que genera la agricultura hay países donde su población pasa hambre.

Fue el secretario técnico de Asaja Ramón Espinosa, quien aportó datos de importancia de la Vega Baja. Así dijo que el municipio de la provincia más importante es Orihuela, Pilar de la Horadada ocupa el sexto lugar y Almoradí el noveno lo que da idea de la pujanza comarcal en generar un 45% del valor económico del sector, pero también destacó que el agua es vital para que crezca «porque si hubiera más y de buena calidad nos saldríamos del mapa en agroalimentación». Asimismo apostó por subir la cantidad de productos frescos y que al consumidor hay que incluirlo en la cadena que abarca desde los agricultores hasta comercializadoras o las grandes superficies. Respecto a los agricultores dijo que son el eslabón más débil «porque el precio se fija en destino y no en origen», y abogó porque el campo siga como motor del empleo.

La jornada matinal se cerró con una mesa redonda sobre la expansión internacional de las empresas y una comida con platos típicos de la Vega. También se pudo ver una muestra de productos de empresas pujantes de la Vega Baja.