Las Provincias

Roca con el balón, en un entrenamiento del Orihuela. :: a. aragón
Roca con el balón, en un entrenamiento del Orihuela. :: a. aragón

TERCERA DIVISIÓN

El Orihuela se ve obligado a puntuar en casa del Rayo Ibense si quiere seguir arriba

  • El equipo escorpión viaja con las bajas de Marc Sirera y Perona por sanción, mientras que Nico y Rodri siguen lesionados

Con un horario inusual hasta ahora, en sábado por la tarde, el Orihuela visita hoy la casa del Rayo Ibense donde debe puntuar si pretende seguir cerca de la parte noble de la tabla clasificatoria. A las cinco comenzará el partido en el Estadio Francisco Vilaplana Mariel. El equipo amarillo llega a esta jornada, la 17 de Liga, con la intención de redimirse del tropiezo sufrido frente al Olímpic de Xàtiva la semana pasada, una derrota en casa con el que no se contaba pese a tratarse del líder, puesto que fue un partido en el que ambos equipos jugaron de tú a tú y el equipo valenciano solo fue capaz de sumar un gol en el campo de Los Arcos.

El técnico José Manuel Roca quitó hierro al resultado y destacó el esfuerzo realizado por sus hombres en el partido del domingo pasado, tras el que aseguró que «debemos felicitar a todos los jugadores que han entrado hoy al campo, porque lo han dado todo. No hemos tenido suerte, pero el trabajo dará sus frutos». Tras esta derrota, los escorpiones son sextos en la clasificación con 25 puntos, a solo dos de los puestos de promoción a Segunda División B, y el objetivo es estar en las cuatro posiciones que dan derecho, al final de la temporada, a jugar la promoción de ascenso. Con respecto al contrincante, el Rayo Ibense, ocupa la undécima posición con 18 puntos en su casillero. De este modo ambos equipos necesitan los tres puntos para mantenerse cerca de sus objetivos a medio plazo, por lo que ninguno de los dos va a conceder un respiro a su adversario.

José Manuel Roca no podrá disponer de muchos efectivos de su plantilla para esta jornada. Se perderán el choque por sanción Marc Sirera, que cumple ciclo de tarjetas amarillas, y Perona, que fue expulsado el pasado domingo. En la enfermería continúan Rodri y Nico, que se recuperan de sus respectivas dolencias en el brazo y el isquiotibial. Antonio ya entrena con normalidad, y poco a poco va cogiendo ritmo de partido.