Las Provincias

Nuestra Iglesia en Orihuela-Alicante

El domingo pasado celebramos el día de la Iglesia Diocesana que se refleja en lo más cercano que tenemos cada uno de nosotros: la Parroquia. Por todas las parroquias se ha repartido un folleto explicativo para conocer más de cerca la realidad de nuestra Diócesis que abarca a todas las parroquias, Os trasmito un resumen de la Memoria de Actividades que realiza nuestra Iglesia. Compone la Diócesis 78 municipios, 1.597.539 habitantes y 216 parroquias. Estos son los datos sociológicos.

¿Qué hace nuestra Iglesia en Orihuela-Alicante? Tres acciones fundamentales: 1. Acción pastoral, evangelizadora y misionera a través de los 366 sacerdotes, de las 82 comunidades de vida activa en labores de enseñanza y asistenciales, de los 67 centros de educación administrados por religiosos. De los 7 institutos seculares y de las 12 comunidades de vida contemplativa. 2. Acción caritativa: Son 153 las Cáritas parroquiales, agrupadas en Cáritas Diocesana que llevan adelante varias acciones sociales, atención a las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social. Centros de acogida, albergues, pisos semitutelados, guarderías, proyectos de promoción y autoayuda, centros juveniles, proyectos de lactancia y educación materno-infantil, atención a personas con sida. Área de cooperación internacional: campos de trabajo en Palestina y acciones emergentes en Medio Oriente y muchas otras tareas. 3. Acción celebrativa: tenemos estos datos: Bautismos: 7.908; Comuniones: 7.720; Confirmaciones: 1.187; matrimonios: 1.339.

A esto hay que añadirles las miles de personas que ejercen su labor como catequistas, visitadoras de enfermos, equipos de mantenimiento, equipos de liturgia, los cooperadores parroquiales, etc.

Os pongo todos estos datos porque lo que no se conoce no se aprecia ni se ama. Necesitamos conocer más nuestra iglesia por dentro. No sólo son monumentos y museos, que, también, los hay al servicio de la evangelización. Somos una gran familia contigo, pero no sin ti, porque tú, él y todos, aunque no somos imprescindibles, somos necesarios. Acordaos de aquello: «casa de todos, cosa de todos».