Las Provincias

Carolina Gracia durante su comparecencia de ayer.
Carolina Gracia durante su comparecencia de ayer. / A.Aragón

Gracia dice que el presupuesto trata de regularizar el «derroche» del PP

  • El equipo de gobierno y Ciudadanos tumban todas las enmiendas de la oposición al proyecto y siguen adelante con la tramitación

El proyecto de presupuestos del gobierno local del Partido Popular sigue adelante con su tramitación tras pasar ayer un nuevo trámite, una comisión informativa en la que se rechazaron todas las enmiendas presentadas por los grupos de la oposición -treinta del PSOE y ocho de Cambiemos-, que al menos en el caso socialista volverán a plantearse como voto particular para, al menos, obligar a su debate en el Pleno. Así lo anunció ayer la portavoz del principal grupo de la oposición, Carolina Gracia, quien acusó a los populares de no querer aumentar el presupuesto de Ildo para favorecer la contratación de personal, ni mejorar las ayudas de Educación o de negarse a crear un presupuesto específico para la conmemoración del 75 aniversario de la muerte de Migue Hernández, «argumentando que no son prioridad política para el Ayuntamiento». La edil añadió que en todo caso la comisión sirvió para «conocer por fin el motivo de que se presente el presupuesto del 2016 a final de año, y es que el PP necesita regularizar su derroche».

Carolina Gracia criticó el hecho de que a la reunión se llegara solo con un informe técnico sobre la enmienda a la totalidad del proyecto elaborada por su grupo y que no se informara el resto, de forma que fue el concejal de Hacienda, Rafael Almagro, el que fue diciendo una por una que no se admitían. La socialista se mostró indignada ante una situación que dice «sirve para tapar las vergüenzas del equipo de gobierno de Bascuñana y evitar tener que ir a Pleno con un reconocimiento extrajudicial de crédito para afrontar los gastos realizados en el último año y medio fuera del presupuesto prorrogado del 2012. Por eso, dijo, se incrementan en ocho millones las previsiones de ingresos, lo que a su juicio solo sirve para «poder disponer de dinero sobre el papel, pero la realidad va a ser, con el problema de liquidez que tiene el Ayuntamiento, que el PP lo arruine como hizo el de Mónica Lorente».

Según dijo la concejal, «no hay dinero para pagar préstamos y seguridad social de trabajadores» unas palabras que aseguró que había pronunciado el edil de Hacienda en la comisión, y puntualizó que la aprobación del presupuesto «quiere evitar que aflore el derroche para intentar arreglar el hecho de que a día de hoy se han gastado ocho millones de euros sin justificar y no hay dinero para préstamos ni seguros sociales». Por eso reiteró el que ese incremento en la recaudación de impuestos valorado en esos ocho millones de diferencia con respecto al presupuesto prorrogado no cuenta con documentación que avale si efectivamente el dinero ha llegado a las arcas del Consistorio.