Las Provincias

El Ayuntamiento genera por primera vez en una década recursos propios para invertir

fotogalería

El alcalde, los portavoces de Compromís y Partido de Elche, y la edil de Hacienda, ayer. / MATÍAS SEGARRA

  • El presupuesto logra «un altísimo consenso» en el tripartito y apuesta por impulsar la política social, la recuperación económica y la mejora de servicios y espacios públicos

El gobierno tripartito municipal -PSOE, Compromís y Partido de Elche- dio ayer luz verde al proyecto de presupuesto municipal para 2017, por un montante de 171.119.576 millones de euros (un 1,2% más que este año), que se elevan a 211.092.727 con el organismo autónomo Visitelche, las empresas municipales Pimesa y Manteniment d'Espais Verds (Mevesa) y la mixta Aigües d'Elx. Un documento que se aprobó en la junta de gobierno local con un «altísimo grado de consenso» y una «elevada sintonía» entre las tres formaciones que la integran, según reiteraron sus responsables en la presentación de las cuentas a los medios informativos.

Uno de los aspectos más destacados de la propuesta presupuestaria para el 2017 es que «por primera vez en una década, e incluso más», según destacó el alcalde, Carlos González, se podrán destinar recursos propios del presupuesto ordinario a financiar inversiones. Durante los últimos años, las inversiones de carácter extraordinario -es decir, las no previstas en los gastos corrientes- o se sufragaron con venta de solares municipales y préstamos bancarios o corrieron a cargo de las empresas municipales, o incluso de otras administraciones, como los Planes E y C de 2010 y 2011.

Según explicó el alcalde, del montante total de inversiones previsto para el próximo año, 19,7 millones, 5,5 llegarán a través de los ingresos ordinarios del propio Ayuntamiento. Si se añaden los aportaciones de Pimesa y Aigües d'Elx, se obtiene que «16 millones están garantizados sin financiación externa» y solo 3,7 quedan supeditados a la hasta ahora poco exitosa venta de solares.

Ese dinero irá destinado, entre otros proyectos, a la puesta en marcha del albergue juvenil, prolongación de las laderas del río, peatonalización de la Corredora (primera fase) y de la replaceta de Les Barques, alcantarillado de Peña de las Águilas y nuevo depósito de agua para Arenales. Unas inversiones que irán encaminadas a «cumplir el objetivo de la reactivación económica y la creación de empleo», apostilló González.

Deuda «razonable»

Además el alcalde añadió otro dato significativo: la deuda municipal «se ha rebajado se ha rebajado de 119 millones a 85 millones, un 29% menos, desde que entró este gobierno». Dijo que se trata de un endeudamiento «razonable y sostenible» y la previsión es que al acabar el próximo año se sitúe en torno a los 65 millones, un 45% menos que al inicio del mandato.

González destacó que se trata de un presupuesto «solidario, redistributivo, inversor y modernizador», que busca el «equilibrio territorial entre la ciudad y el campo». Calificó la estimación de ingresos de «prudente, realista y rigurosa», y añadió que «no suben los impuestos ni las tasas ni los precios públicos por lo que no se va a pedir más esfuerzo fiscal» a los ilicitanos.

Las cuentas municipales están basadas en cuatro pilares: la política social, la reactivación de la economía y la creación de empleo, la mejora de los servicios públicos y del espacio público, y la sostenibilidad ambiental con la apuesta por el Camp d'Elx y la potenciación de espacios naturales.

La concejal de Hacienda, Ana Arabid, explicó que en la elaboración del presupuesto se ha respetado el techo de gasto que marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria y que la próxima semana pasarán por la comisión de Hacienda para llegar al pleno del día 28. Explicó que el capítulo de gastos fijos se eleva a 145 millones, por lo que «nuestro margen de maniobra se limita a unos 25 millones».

Señaló que los ingresos se incrementan un 1,6%, «por el aumento de los impuestos directos, aunque hay un ligero descenso de los indirectos». Los gastos corrientes apenas crecen un 0,25% y el capítulo de personal, un 0,64% (por el incremento salarial del 1% aprobado por el Gobierno). Indicó que este aumento de los ingresos, unido al ahorro del 17% en los gastos financieros por renegociación de préstamos nutrirán la aportación de 5,5 millones para inversiones.

Destacó el incremento en un millón de euros la partida de Bienestar Social, el aumento de la partida de ayudas de emergencia en 200.000 euros, mientras que, en el caso del IBI, se duplica respecto a la de 2016 y asciende a 600.000 euros. Dentro de la misma área se llevará a cabo una rehabilitación de viviendas en los barrios más degradados o un plan de accesibilidad de edificios municipales y vía pública. También se triplica la partida dedicada al Camp d'Elx.

Tras su presentación al Consejo Económico y Social, el día 22 se realizará una jornada para exponer el presupuesto a los colectivos sociales, aunque los responsables municipales destacaron que se han recogido numerosas aportaciones realizadas en el reciente debate sobre el estado de la ciudad.

Respecto a las aportaciones de Ciudadanos, el alcalde señaló que «hay un alto grado de coincidencia entre los objetivos de este gobierno y las propuestas» de C's, aunque no pormenorizó. Valoró la «actitud constructiva» de esta formación con sus iniciativas «para mejorar la ciudad». Por su parte, Mireia Mollà y Jesús Pareja destacaron la sintonía existente en la confección del presupuesto. La portavoz de Compromís dijo que se trata de unas cuentas «de protección social y de estímulo económico y democrático», y destacó las aportaciones económicas del Consell.