Las Provincias

La ausencia de Bob Dylan en la gala no inquieta a la Fundación Nobel

  • «No va a ser el primero que no acuda», asegura el director de la entidad, Lars Heikensten, que cree que la elección del cantautor fue acertada

«Quizá le hemos complicado la vida al señor Dylan concediéndole el galardón». El director ejecutivo de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, ironizó ayer sobre el premio de la Academia Sueca que más repercusión ha tenido en los últimos años. Durante un encuentro con los medios en la Fundación Areces, en Madrid, Heikensten restó importancia a la anunciada ausencia del cantante norteamericano en la ceremonia del 10 de diciembre en Estocolmo, pero admitió que tendrán que cambiar de planes.

«No va a ser el primero que no acuda a recoger el galardón, tampoco asistió la escritora Alice Munro. Es cierto que una de las peticiones que hacemos a los premiados es que realicen algún tipo de presentación. Con Munro fue una entrevista, pero no sabemos qué haremos con Dylan. Somos bastante flexibles y es posible que llevemos a cabo algo a posteriori. Según las normas, la fecha tope para recoger el premio es el 10 de diciembre de 2017, así que tenemos tiempo», reiteró el director ejecutivo de la Fundación Nobel, que, eso sí, reconoció que se preocupó cuando el artista no dio señales de haberse enterado de la distinción durante días, después de hacerse pública.

En lo que no mostró ninguna duda Heikenstein es en la pertinencia de premiar a un compositor musical. «Aunque la Fundación no entra en las elecciones de los comités, sí creemos que es una buena idea que los jurados se salgan de las normas a la hora de elegir a los galardonados», apuntó. Galardonados a los que nunca se les pregunta si van a acudir a la gala de entrega. «Si no lo hacen, tenemos que aceptarlo», insistió.