Las Provincias

El nuevo mercado unirá en la planta baja 45 puestos de venta y la oferta gastronómica

Varios clientes ayer en la barra abierta en el mercado central provisional.
Varios clientes ayer en la barra abierta en el mercado central provisional. / Matías Segarra
  • La empresa adjudicataria pone en marcha en el provisional una cafetería y abrirá una panadería con su obrador, siguiendo el modelo a implantar en el futuro edificio

La fusión del modelo tradicional del mercado de abastos con una oferta gastronómica de calidad y asequible al bolsillo será el hilo conductor del proyecto ideado por la empresa adjudicataria del Mercado Central para el futuro edificio, según los representantes en Elche de la firma gallega. Aparcisa está ultimando los detalles de esta obra, que se realizará o no dependiendo del resultado de las catas arqueológicas previas en la planta baja del inmueble, unos trabajos que comenzarán en las próximas semanas y que, en opinión de la firma no conllevarán ningún hallazgo de envergadura.

De momento, han empezado las labores de derribo de los puestos existentes en esta zona, después de que los placeros que todavía desarrollaban su actividad comercial en este piso se trasladaran a la primera planta. Desde la empresa señalan que llevan dos años esperando el momento de hacer realidad su modelo de mercado, que ya han comenzado a implantar en el Mercado Central provisional con la puesta en marcha de una cafetería, a modo de barra de tapeo que, además de servir sus propios productos adquiridos en el día en los puestos de abastos, ofrece la posibilidad al cliente de comprar en estos últimos el género para que lo cocinen allí, en el momento.

Un servicio hostelero que, según los representantes de la empresa, dispone hasta de sumiller y de una bodega «de vinos y cavas de primer nivel». Esta «barra gourmet», según la empresa, se ha ubicado en el espacio que Aparcisa había reservado a los puestos del grupo de vendedores que han rechazado trasladarse a estas dependencias y continúan en el edificio original.

Indicaron que viene a complementar la oferta del mercado en la línea del modelo que se está implantando en otras ciudades del país. «Una iniciativa innovadora en Elche, que viene a cambiar la inercia del negocio de la hostelería», resaltaron. Aunque este servicio se está ofreciendo de forma similar en el Mercado de San José.

Además, en los próximos días está previsto abrir una panadería, con un obrador propio, en la parte que da al río, junto a la cristalera, y otros tres negocios aún por definir. Esta misma idea «para hacer resurgir los mercados de abastos tradicionales» se aplicará al futuro Mercado Central, que en la planta baja concentrará los puestos de frutas, verduras, carnes, pescados y demás productos con la oferta gastronómica.

El proyecto contempla que los 45 puestos se ubiquen en la zona central y alrededor los distintos bares, uno de ellos de mayor dimensión, en la parte más cercana a la Plaza de las Flores, y cada uno con una especialidad. En esta área se ha proyectado un zaguán con sillas y mesas.

La primera planta se destinará a un área comercial, aunque la firma todavía no ha acabado de perfilar cuál será la oferta y qué tipo de establecimientos se ubicarán en ella, pero no se descarta que sea un pequeño centro comercial con tiendas de ropa, calzado o comunicaciones, por ejemplo. Mientras que la empresa adjudicataria tiene previsto utilizar la azotea para instalar una terraza ajardinada de más de mil metros cuadrados, donde también se ofrezca un servicio gastronómico.

Cierre del 'parking' en fiestas

En cuanto al aparcamiento subterráneo, Aparcisa construirá tres plantas con unas 300 plazas de estacionamiento para dar servicio al Mercado Central. El trazado de la entrada y salida al mismo será, finalmente, el que se presentó en primera instancia por la empresa, de forma que los coches accederán por la calle Ánimes y saldrán por la calle Salitre, a través de una rampa pegada al inmueble.

Este diseño se rechazó inicialmente por discurrir por una vía con edificios emblemáticos como la Casa de la Festa, muy transitada durante las fiestas patronales, al salir de este inmueble la comitiva para las representaciones del Misteri. Por ello, Aparcisa se ha ofrecido a clausurar el aparcamiento durante los días en que pueda ocasionar cualquier problema de este tipo. Sus representantes consideran que serán cinco días al año, que asumirán.

Temas