Las Provincias

Las portavoces de PP y Ciudadanos en una imagen de archivo.
Las portavoces de PP y Ciudadanos en una imagen de archivo. / C. M. A.

C's espera el beneplácito de la cúpula nacional para la moción de censura

  • La formación naranja y el PP coinciden en la parálisis municipal del bipartito y han rubricado ya un acuerdo de gobernabilidad

Los grupos de la oposición cuentan los días para que se produzca el cambio de gobierno en Almoradí. El pacto para destronar al bipartito se encuentra firmado a falta del visto bueno de la ejecutiva nacional de Ciudadanos. Ambos equipos políticos han sellado las bases para gobernar los próximos dos años y medio a falta de clarificar las concejalías que se repartirán la formación naranja y el PP.

El peso de la Alcaldía lo llevará la portavoz popular, María Gómez, mientras que María Quiles cogerá la primera tenencia de Alcaldía. En este sentido, la distribución de fuerzas en el futuro equipo de gobierno se ha realizado de forma equitativa. Por ello, los tres ediles de la formación naranja contarán con gran peso dentro de la Junta de Gobierno Local y en las demás áreas municipales.

La propuesta de acuerdo se envió hace unos días a la dirección autonómica de C's donde se le debe aplicar el visto bueno para formalizar la que sería la primera moción de censura de esta formación en la comarca pero en última instancia será la cúpula nacional quien debe dar el beneplácito al acuerdo entre ambas formaciones.

Ambas fuerzas estaban a la espera de la formación del Gobierno en Madrid para poder reactivar los contactos en su fase final pero una vez disipada esta cuestión el horizonte ha quedado despejado. La sede regional del PP ya ha dado su aprobación al cambio de gobierno que se podría dar en apenas unos diez días, a partir de que se presente la moción de censura. Solo quedaría repartir las carteras para cada edil, si bien no se ha querido llegar a este punto de pacto hasta que la dirección de Ciudadanos no diera su consentimiento.

En las filas del PP consideran que «no existe gestión municipal, tenemos un pueblo sin rumbo desde hace meses. No hay proyecto del bipartito ni iniciativas porque las cosas no están claras», apunta la portavoz María Gómez. La edil entiende que «ni podemos hacer labor de fiscalización porque nada ha cambiado en el Ayuntamiento». Parte de la inactividad a la que se ha visto relegado el bipartito es que debe recortar en el cierre del presupuesto de este año en torno a los 400.000 euros. Gómez ha alertado que «en dos años se deben ahorrar 760.000 euros que fue el desequilibrio con el que cerraron las cuentas el pasado ejercicio».

Por su parte Quiles confirmó que «todo queda a expensas de lo que se diga en la dirección nacional que es quien en última instancia debe dar el consentimiento», y matiza que «cada municipio tiene sus particularidades y se ha puesto en conocimiento lo que ocurre en Almoradí» ,para lo cual se consultó primero a los militantes locales en una asamblea que tuvo lugar la semana pasada y estos dieron el visto bueno. Asimismo se ha elaborado un exhaustivo informe que ya está en manos del coordinador autonómico de C's, Emilio Argüeso, y este a su vez lo elevará a la consideración de Madrid.

Quiles coincide en el diagnóstico de la situación municipal con su homóloga popular y reseña la parálisis municipal del bipartito. Asimismo precisa que «el caos y la falta de rumbo es patente en muchos aspectos y no se ven iniciativas». A su juicio hay muchas cuestiones por resolver ,«de las sociales a las económicas», y reprocha al gobierno local que no cumple las mociones que se aprueban o no dialogar con la oposición «porque están en minoría pero gobiernan como si tuvieran mayoría absoluta y a base de decretos».