Las Provincias

La Asociación Palmeral Vivo se presta a limpiar a mano el Azarbe de Las Fuentes

fotogalería

Miembros del colectivo junto a la zona que limpió de cañas hace unos días la máquina que califican de «devastadora». / Alberto Aragón

  • Medio Ambiente paraliza la retirada de cañas con una máquina ante las protestas del colectivo en busca de una solución que permita acabar con un foco de mosquitos

De reciente constitución, la Asociación Palmeral Vivo que como su nombre indica tiene como principal objetivo luchar por mantener los usos y costumbres que desde hace siglos se han dado a este Bien de Interés Cultural, se ha prestado voluntaria a la Concejalía de Medio Ambiente para limpiar a mano el tramo que queda sin tapar del antiguo Azarbe de las Fuentes que se nutre del agua que sale de los Baños de San Antón. Este ofrecimiento no es casual, y se realiza después de que miembros del colectivo comprobaran cómo hace unos días se procedía a la retirada de cañas del pequeño cauce que discurre pegado al patio de algunas de los colegios de la zona, con una máquina, lo que a juicio de la asociación provocaría la muerte de ranas, pollas de agua y distintos tipos de culebras y anfibios que habitan en ese espacio húmedo. Su denuncia hizo que se paralizara ese trabajo por parte de la Concejalía de Medio Ambiente, y a raíz de ahí surgió la idea de buscar voluntarios que ayudaran a proceder al desbroce a mano, con la colaboración de la empresa que trabaja en el mantenimiento de la zona que le prestaba las herramientas. No obstante y dado que es un espacio municipal no era tan fácil como ponerse a trabajar, y desde el Ayuntamiento se les advirtió de que para realizar acciones de ese tipo hay que tener garantizada la seguridad de los voluntarios tanto con la equipación necesaria como con un seguro en el caso de que se pudiera producir algún tipo de accidente.

Así las cosas el trabajo que pretendían emprender ayer mismo se ha pospuesto a la espera, tal y como confirmó ayer el concejal Miguel Ángel Fernández, de que tanto los técnicos municipales como el capataz que trabaja en El Palmeral le informara sobre qué es lo más efectivo así como que desde la Asociación Palmeral Vivo les planteen también sus planes. Fernández incidió en que la limpieza se realiza como paso previo a que la empresa que se encarga de la eliminación de plagas actúe en ese azarbe que se ha convertido en un foco de mosquitos, y atender así las denuncias llegadas tanto desde la Concejalía de Deportes como de los centros educativos de los alrededores. «Lo que está claro es que lo primero es el bienestar de los niños, pero decidimos parar a la vista de lo que se nos comentó desde esta asociación para comprobar si merece la pena proteger algo y ya veremos otros medios menos agresivos de actuación», indicó, en lugar de la máquina con cadenas con la que ya se ha hecho parte de la limpieza.

Desde el colectivo que promueve la limpieza a mano defienden que se había hecho así por parte del personal de Ildo hasta hace tres años, justo el tiempo que lleva sin limpiarse y en el que han proliferado las cañas, pero también la basura que algunas personas optan por tirar al cauce en lugar de a las papeleras. En todo caso su tarea es la de concienciar y creen que con captación de voluntarios y acciones de este tipo se pueden dar a conocer los numerosos valores ambientales del Palmeral y concienciar para su preservación. De hecho aseguran que algunos de los animales que viven en el azarbe están protegidos y que eso ya es motivo suficiente para optar por un método de limpieza que evite destrozar todo lo que se encuentre por delante.

En todo caso Palmeral Vivo y la Concejalía de Medio Ambiente ya han tenido su primera toma de contacto y es voluntad de las dos partes trabajar en conjunto para que el que finalmente salga beneficiado sea El Palmeral y se acaben además con los problemas que puedan afectar a los cercanos centros escolares, por lo que esperan que se inicie un proceso de colaboración «que sea lo más respetuoso posible». Así lo indican Jimmy Moya, José Manuel Lorente, Cándido Gómez y José Antonio Córdoba, miembros todos de Palmeral Vivo, que aseguran que quieren realizar un trabajo empezado hace algunos años para la recuperación del Palmeral, aunque admiten que en las últimas décadas las agresiones contra este paraje han sido múltiples. De hecho recuerdan cómo desde los años 90 del siglo pasado «se han perdido más de dos mil palmeras», y no quieren que se echen a perder otros trabajos como el realizado en la recuperación del Azarbe de las Fuentes «que estaba bloqueado con escombros y hasta se sacó de dentro al limpiarlo un ordenador que estaba ahí contaminando el agua», indica Moya.

La idea es realizar acciones de concienciación e instar también al Ayuntamiento a que realice acciones de conservación. Para ello tienen previsto presentar un plan y esperan que se agilicen los trámites para la puesta en marcha el plan de protección que ahora está en periodo de exposición pública «para que de una ve se proteja El Palmeral».