Las Provincias

Intervención pone reparos a que el Consorcio compre acciones de Vaersa

Reunión del Consorcio en la sede de la Diputación en Rojales. :: a. a.
Reunión del Consorcio en la sede de la Diputación en Rojales. :: a. a.
  • Un informe técnico retrasa que la empresa pública gestione la basura y el organismo tiene que firmar un convenio de colaboración

La puesta en marcha de la gestión unificada de los residuos en la Vega Baja no termina de arrancar. Ahora la intervención del Consorcio Comarcal de Residuos de la Zona 11 Área A6 ha puesto reparos a la compra de acciones de la empresa pública Vaersa. Con este viraje burocrático es con el que se quería evitar la convocatoria de un nuevo Plan Zonal de gestión de residuos, lo que retrasaría los plazos todavía más. Para sortear los inconvenientes la dirección del ente comarcal propuso ayer firmar un convenio con la empresa que depende de la Generalitat Valenciana.

La Junta del Consorcio se reunió para rubricar la propuesta de Manuel Pineda. A partir de este convenio la entidad pública ya puede gestionar la basura en los puntos de tratamiento y eliminación donde en la actualidad se envían los camiones de desechos. Aunque la idea final es que el ente consorciado compre acciones de esta empresa dependiente de la Conselleria de Medio Ambiente y Cambio Climático cuando los requisitos legales no supongan un obstáculo.

El presidente del Consorcio, Manuel Pineda, detalló que «a partir de la aprobación de este convenio Vaersa ya puede actuar, pero necesitamos hacerla nuestra para unificar el precio del tratamiento de residuos». Así las cosas la compra de una sola acción se ha tenido que demorar casi tres meses. En un principio los técnicos quisieron revisar las bases técnicas de la gestión que se aprobaron ayer, si bien los reparos de Intervención alargaron la unión del ente comarcal con la entidad valenciana.

Pineda llevó a la comisión un punto de urgencia para crear una modificación de créditos de 127 euros, que es lo que cuesta una acción de Vaersa. «Una vez que tengamos los informes favorables haremos que la empresa pública sea nuestra, el convenio solo se aprueba para agilizar», señaló el dirigente. Con la puesta en funcionamiento de esta mercantil se ahorran los costes de IVA al ser de titularidad pública y no tener un beneficio industrial.

A pesar de toda la celeridad que el presidente del Consorcio imprimió a los pueblos de la comarca «todavía la mitad no han aprobado sus ordenanzas, por lo que no es posible hacer una tasa única», señaló. En la actualidad se espera que la misma empresa de Conselleria realice un estudio de costes de lo que valdría el tratamiento y eliminación de residuos, unido a la instalación de ecoparques. Por tanto, el socialista confió en que «ahora se aprueban unas ordenanzas con los precios actuales, pero puede ser que nos ahorremos dinero si tenemos un recogida más selectiva y un mejor tratamiento».

Para la actual dirección del Consorcio la instalación de los ecoparques va a reducir en gran medida el volumen de residuos eliminados al diferenciarse más los tipos de desechos y tener compensaciones económicas.