Las Provincias

Ayuntamiento y grandes superficies negocian contrarreloj la apertura total

El alcalde, Gabriel Echávarri, y el asesor de Comercio, Pedro de Gea, en una comparecencia.
El alcalde, Gabriel Echávarri, y el asesor de Comercio, Pedro de Gea, en una comparecencia. / A. Domínguez
  • El alcalde se sentará con los centros comerciales el viernes para dejar cerrado este capítulo sin tener que recurrir la sentencia contra la ZGAT

El alcalde, Gabriel Echávarri, se sentará mañana a negociar con los representantes de los tres centros comerciales que ganaron en el juzgado el derecho a ser incluidos en la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) de Alicante en una carrera contrarreloj para permitir la libertad horaria de toda la ciudad sin necesidad de recurrir el fallo. Los servicios jurídicos municipales preparan ya el escrito para presentarlo la próxima semana, aunque Alcaldía ha dado prioridad al encuentro para no tener que pleitear en un organismo judicial superior, con los consiguientes costes para las arcas municipales.

La sentencia, con fecha del pasado día 7 de noviembre, daba 15 días de plazo a las partes para recurrir el dictamen, por lo que quedaría una semana para acercar posturas sin tener que ir al juzgado.

La petición se efectuó directamente a Alcaldía por medio de un correo electrónico «escueto» y «aséptico» este miércoles y las fuentes consultadas aseguraron que se les citará «a la mayor brevedad posible», previsiblemente mañana, viernes.

Como ya informó este periódico, los centros comerciales ofrecieron la semana pasada al Ayuntamiento la creación de 400 puestos de trabajo nuevos, los mismos que se negociaron cuando el alcalde pactó con ellos la libertad de aperturas total que al final no salió adelante porque la rechazó el Pleno.

Serían 200 de Plaza Mar 2; otros 70 en Puerta de Alicante y 135 de Gran Vía. Sin embargo, no pueden garantizar que los supermercados que albergan van a limitar el número de festivos trabajados por sus empleados, que es el mismo escollo que ha bloqueado la última negociación con ellos para sumarse a la ZGAT de Maisonnave. Echávarri ya oyó esta propuesta, pero espera a negociar directamente.

Aquí el Ayuntamiento es inamovible, según expresaron a este periódico fuentes municipales. Los centros comerciales tendrían que aceptar los once festivos al año para la plantilla y el personal para el resto de días tendrían que ser nuevos puestos de trabajo. El Corte Inglés sí que aceptó estas condiciones, por lo que la nueva ZGAT aprobada el martes por la Junta de Gobierno Local tras la aprobación del Consejo Local de Comercio solo comprende la avenida de Maisonnave. Ahora, queda a la espera de la resolución de la Conselleria de Economia para que esté vigente.

Pero todo puede cambiar mañana. A los centros comerciales les interesa abrir desde ya todos los domingos y festivos. A pesar de una primera victoria en los juzgados, con el recurso del Ayuntamiento tendrían que solicitar una ejecución provisional de sentencia. Tardaría mínimo un año y no es segura que el juez la conceda. Pero también el alcalde les ha tendido una mano para, por fin, conseguir la apertura total con conciliación familiar y creación de empleo, sus dos objetivos sociales.

Así hay que entender sus declaraciones el pasado lunes, cuando afirmó que el Ayuntamiento tenía dos años y medio para negociar con los centros comerciales hasta que no se pronunciara de nuevo la Justicia. Sin embargo, para el alcalde sería un triunfo conseguir cerrar este capítulo después de un año de vaivenes políticos y judiciales, además con su postura.