Las Provincias

Ilicitanos pide la máxima multa para DYA por el servicio estival

  • La formación aseguró, a través de su concejal Fernando Durá, que «los incumplimientos que se han constatado no pueden ser calificados de graves sino de muy graves

El grupo municipal de Ilicitanos por Elche reclamó ayer a Visitelche la máxima sanción para la entidad que en verano prestó el servicio de salvamento y socorrismo en las playas ilicitanas, DYA, después de que el órgano municipal de turismo anunciara el lunes que abordará una propuesta para abrir un expediente sancionador a la ONG por no tener los socorristas estipulados en el pliego del servicio.

La formación aseguró, a través de su concejal Fernando Durá, que «los incumplimientos que se han constatado no pueden ser calificados de graves sino de muy graves, tal y como recoge la parte del pliego que hace referencia al régimen sancionador de la contratación».

Comentó que en caso de calificar las irregularidades detectadas como graves la sanción ascendería hasta los 7.000 euros -la cifra a la que aludió la edil de Turismo, Mireia Mollà-, mientras que de ser consideradas como muy graves alcanzarían hasta los 15.000 euros.

En este sentido, Durá defendió que, en virtud del pliego, «los incumplimientos constatados» deben ser tipificados de esta última manera, ya que, según indicó, estas faltas son las referentes a la utilización de personal, equipos y material que no se corresponde con los definidos, o en cantidades inferiores a las previstas, «y eso es lo que ha ocurrido», subrayó Durá.

Asimismo sobre la propuesta de acuerdo que se llevará mañana al Consejo Rector de Visitelche se refiere a falta de personal en una parte puntual del servicio, en concreto a los fines de semana previos al 15 de junio, puntualizó que «no se ajusta a la realidad en tanto que la falta de socorristas en el servicio fue generalizada durante toda la temporada».

Durá reivindicó que «se investigue detalladamente toda la documentación» al considerar que «hay más incumplimientos». Agregó que «nos da la sensación que, ante las evidencias destapadas por Ilicitanos por Elche tras revisar el expediente, lo que ha hecho la concejala de Turismo es emprender una huida hacia delante sin querer reconocer que su gestión de la denuncia no ha sido buena».