Las Provincias

Rubén Manresa. :: c. m. a.
Rubén Manresa. :: c. m. a.

La empresa de la basura demanda por presuntas calumnias al edil de Hacienda

  • Reclama a Manresa una indemnización de 12.000 euros por acusar a la mercantil en un Pleno de cobrar por un servicio que no realizaba

La hasta ayer concesionaria de la recogida de residuos sólidos y limpieza viaria en Callosa de Segura, Sirem, ha presentado una querella contra el concejal de Hacienda, Rubén Manresa por presuntas calumnias e injurias con publicidad. Advierte que el edil de Izquierda Unida dijo en sesión plenaria que la empresa «estaba robando dinero a todos los callosinos», por lo que pide una indemnización para restaurar los daños morales cuantificada en 12.000 euros.

El concejal responsable de Hacienda, Contratación y Servicios Públicos ha librado la ofensiva contra Sirem desde que comenzara el mandato corporativo. El edil abrió dos expedientes sancionadores a la mercantil por falta de recogida de basura en la pedanía de Callosilla y por depositar un camión de residuos en un paraje natural de Aspe. No obstante, el tripartito ha ido más allá y ayer se apoyó en un informe del Consejo Jurídico Consultivo de la Comunitat Valenciana para rescindir el contrato con la firma de forma definitiva.

La concesionaria de residuos denunció al concejal izquierdista por sus palabras en el Pleno celebrado el pasado 30 de junio, donde asegura que dijo: «La empresa que no está prestando el servicio», y que resaltó que «estábamos pagando un dinero por un servicio que no nos estaban prestando y no nos lo «. El canal local 'Tele Callosa' emitió el Pleno integro en directo por lo que la directiva de la exconcesionaria considera que hubo publicidad en esta serie de acusaciones.

Cuando la querella se admitió a trámite se convocó un acto de conciliación para el 14 de diciembre previo para que Manresa reconociese los hechos. No obstante el Juzgado de Instrucción número 6 de Orihuela se hizo cargo de esta demanda en contra del responsable local.

El gobierno local refrendó ayer el informe que avala la rescisión del contrato de recogida de residuos por incumplimiento de la misma empresa que opera en el municipio desde el 2005. Además, el Consistorio recogió el aval de un millón de euros que puso la mercantil como garantía. En los últimos meses las discrepancias entre administración y concesionaria se han incrementado porque se le exigía a Sirem que asumiera el coste del envío de los residuos a otras plantas de la provincia después de que cerrara el vertedero de Proambiente.