Las Provincias

Una sentencia condena al Ayuntamiento por acoso laboral a un policía local

  • El Consistorio tendrá que indemnizar con 48.000 euros y el pago de intereses y en 30 días tendrá que activar el protocolo de acoso

El alcalde, José Manuel Dolón, dio cuenta ayer del contenido de una sentencia que condena al Ayuntamiento ha pagar 48.000 euros a un policía local que denunció al Consistorio por no actuar ante el acoso laboral que sufrió de forma reiterada desde el año 2004 hasta hace poco. La decisión judicial obliga también al pago de intereses de la cuantía, lo que puede elevarla a unos 60.000 euros, al abono de las costas judiciales y da un plazo de 30 días par que se active el protocolo de acoso laboral. Dolón dijo que se ha reiterado «un comportamiento totalmente inadecuado y quienes gobernaban han mirado hacia otro lado». El alcalde resaltó la gravedad de los hechos, en especial porque «se juzgan unas circunstancias que producen daños en la salud de las personas, daños físicos y psíquicos que en ocasiones pueden ser para siempre», y porque se producen en un cuerpo en el que se supone que han de primar «otros valores bien distintos». El primer edil recordó que se trata de un «cuerpo uniformado» que está «al servicio de los ciudadanos», e indicó que «es muy difícil que una persona que trabaja en las circunstancias en las que se describen en la sentencia pueda prestar adecuadamente esa función de servicio». Dolón dijo que la sentencia es contundente y está apoyada por pruebas documentales, médicas y testificales que ratifican que no se ha tratado de «un hecho aislado». Dio lectura a un pequeño fragmento de la misma en la que se dice que «se reconoce una situación de acoso laboral que el hoy actor ha sufrido durante años, que le ha menoscabado la salud y producido un trastorno adaptativo y un ánimo depresivo derivado del acoso psicológico sufrido por largo periodo de tiempo».

Los hechos fueron denunciados entre los años 2004 hasta 2009 y en 2015 se volvió a ratificar en una nueva denuncia. El alcalde confirmó que aunque el responsable de los hechos es el Ayuntamiento, hay tres mandos de la Policía Local denunciados y dijo que se estudiará la posibilidad de abrir expedientes disciplinarios, así como «pedir responsabilidades penales, económicas y políticas». Dolón dijo que «no es el primer caso de este tipo que se da en el Ayuntamiento», y aseguró que hubo «complicidad» porque «se permitió y se consintió».