Las Provincias

La Ampa de Bigastro se movilizar al ser el único pueblo de la provincia sin el dinero

Una niña mira a los participantes en la protesta del domingo en Bigastro. :: ampa
Una niña mira a los participantes en la protesta del domingo en Bigastro. :: ampa

La Asociación de Madres y Padres del colegio San José de Calasanz en Bigastro realizó el domingo la que será su primera manifestación para reivindicar el pago de las ayudas de la Xarxa de Llibres. A punto de que finalice el plazo para la entrega de los fondos ningún padre ha recibido la ayuda por la compra de los libros del año pasado, a pesar de que el Consell ya envió su parte hace casi un año. El informe de sostenibilidad financiera resultó negativo, en base a los datos del departamento de Intervención, lo que ha retraso el pago por parte de la Diputación Provincial tal y como denunció el PSOE hace unas semanas. La Ampa volverá a manifestarse los dos próximos domingos en el parque Huerto del Cura con el objeto de que sus peticiones sean resueltas antes de finalizar el año.

A las familias afectadas les da igual quién se haga responsable de emitir las ayuda, si bien recuerdan que otros siete municipios tenían un informe de similares características y los padres que las solicitaron ya han cobrado sus respectivas becas. Desde la Ampa consideran que no se han realizado todas las gestiones posibles porque con el dinero que adelantó la Generalitat se podrían cubrir dos terceras partes de las ayudas a falta de que la institución provincial aporte su tercio de lo acordado.

Sobre la convocatoria de la protesta hubo un malentendido entre los padres y el Ayuntamiento de Bigastro. La Ampa solicitó a la Subdelegación del Gobierno poder manifestarse en la Plaza de la Constitución si bien desde la administración local se advirtió que se iba a celebrar un acto en el mismo espacio público, por lo que los padres se trasladaron a otro parque. A la Ampa le chocó que desde el equipo de gobierno se pusiera esta excusa cuando los actos relacionados con el homenaje a la bandera que organizó la Real Orden de Caballeros de San Cristóbal tuvo lugar en el campo de fútbol, fuera del casco urbano. Durante la celebración de la manifestaciones apenas habían personas que cruzasen las puerta del Consistorio por lo que la Ampa no tuvo más remedio que aceptar el traslado de ubicación ya que el permiso lo solicitó de forma urgente.