Las Provincias

Expertos piden becas para luchar contra el cáncer de páncreas

  • El presidente de la Asociación Española de Pancreatología, Enrique de Madaria, demanda que las instituciones se ocupen de este tipo de tumor, el octavo en casos y el cuarto en muertes

El presidente de la Asociación Española de Pancreatología (AESPANC), Enrique de Madaria, ha urgido hoy a la creación de becas científicas específicas para avanzar en la lucha contra el cáncer de páncreas, "muy agresivo" y el cuarto en número de fallecimientos.

De Madaria ha presentado en Alicante la tercera edición de la Carrera de las Ciudades contra el Cáncer de Páncreas, que el domingo 20 de noviembre (tres días después del día internacional de la enfermedad) se disputará simultáneamente en esta ciudad, Las Rozas (Madrid) y Roma.

El objetivo de esta iniciativa, donde colabora el ayuntamiento de Alicante, este año es superar los 3.000 inscritos y recaudar más de 40.000 euros, que irán directamente a destinar investigaciones contra este tipo de mal oncológico.

De Madaria ha explicado que el de páncreas es uno de los cáncer "más agresivos" a pesar de lo cual "mueve menos dinero que otros" porque éstos últimos, como el de mama o pulmón, resultan "más interesantes para la industria".

Esto es así porque el de páncreas se extiende muy rápido, tiene una tasa de mortalidad muy elevada y es resistente a la quimioterapia, como lo refleja que sólo el 20 por ciento de los casos sea operable (el resto recibe tratamientos paliativos) y que únicamente 3 de cada 100 pacientes sobreviva al cabo de los 5 años.

Ante esta situación, ha defendido la creación de becas que se ocupen del cáncer de páncreas, el octavo en casos y el cuarto en muertes, para afrontar este "reto".

Ha relatado que en España hay buenos grupos, sobre todo en Madrid, Barcelona y Aragón, aunque no cuentan con suficientes recursos.

"Hay trabajos prometedores y se van dando pasos pero muy poco a poco, y necesitamos financiación y hallar cosas rompedoras que no se vislumbran todavía", ha advertido.

Según De Madaria, sería efectivo un diagnóstico precoz, cuando el tumor mida menos de un centímetro, aunque ha añadido que esto es extremadamente difícil porque no hay signos externos, ante lo cual hay que investigar para tratar de lograr marcadores de sangre, por ejemplo, para identificarlo antes de que llegue a notarlo el afectado.