Las Provincias

fotogalería

Dionte Ferguson penetra a canasta bajo la presión de Estalayo y Orellano. / Álex Domínguez

HLA lucentum

El Lucentum se rearma en el CT

  • Los lucentinos suman la sexta victoria del curso y empatan a triunfos con el líder Covirán

El HLA Lucentum cierra 10 días fréneticos, en los que ha tenido que jugar hasta tres partidos, con una solvente victoria frente a Zornotza Saskibaloi Taldea, un rival duro que vendió muy cara su derrota. El equipo alicantino supo sobreponerse a la inesperada derrota del pasado miércoles ante Valladolid y cumplió en su segundo partido de la semana. Una de las claves de la victoria frente al conjunto vasco estuvo en la vuelta al equipo tras dos partidos sin jugar de Álvaro Lobo. El jugador madrileño, que lleva arrastrando unas molestias musculares en el isquio desde el pasado mes, pudo completar casi 30 minutos de juego siendo uno de los jugadores más utilizados por Miguel Ángel Zapata durante el partido. La participación de Lobo le dio al equipo esa intensidad defensiva que tanto echaba de menos el Lucentum y aparte estuvo inconmensurable en ataque, con un 80% de acierto en el tiro exterior y siendo una constante amenaza para el equipo vasco.

Zornotza llegó al pabellón Pedro Ferrándiz con tres bajas que hicieron que el conjunto vasco solo tuviera siete jugadores disponibles para enfrentarse al Lucentum. A pesar de ello, el equipo entrenado por Mikel Garitaonandia nunca le perdió la cara al partido y de hecho, fue mejor que el conjunto alicantino en varias fases del partido, sobre todo durante la primera parte. Zornotza comenzó el partido dejando muestras de su poderío en el tiro exterior, con tres triples consecutivos obra de Mads Rasmussen en dos ocasiones y de Gregory Gant, todos ellos libres de marca. El Lucentum, en cambio, inició el choque con la idea de atacar a Zornotza por dentro y pudo anotar con facilidad gracias a la movilidad de Ferguson, Marzo y Rejón. Los alicantinos basaron su producción ofensiva en el juego interior durante el primer cuarto y prácticamente no atacaron con el juego exterior, aunque Carles Marzo, una de las grandes muñecas de este Lucentum, anotó en su primer lanzamiento de tres.

El equipo de Zapata continuó con el buen ritmo en ataque pero seguía dando muchas opciones a Zornotza, que casi siempre encontraba algún hombre libre de marca desde el perímetro. Ambos entrenadores comenzaron a mover el banquillo. Zapata tenía donde elegir pero el preparador de Zornotza solo contaba con dos alternativas en el banquillo. La igualdad reinó el primer cuarto entre ambos conjuntos y se llegó al final de los primeros 10 minutos con empate, tras una penetración a canasta de Salazar en la última posesión para los vascos. (23-23)

Zornotza sumó entre el final del primer cuarto y el comienzo del segundo su mejor racha anotadora, nueve puntos. Una acción de Salazar en la zona tras una buena jugada de combinación y un triple de Estalayo pusieron cinco puntos arriba al conjunto de Amorebieta. Zapata echó mano de nuevo de la rotación e introdujo a Paco Solsona, que se estrenó en el partido como mejor sabe, con un triple. La salida de Rejón de la pista restaba resistencia a la defensa lucentina, que sufría por momentos los ataques por dentro de Zornotza. Un robo de balón de Solsona y una acción individual de Aramburu bajo el aro pusieron por delante al Lucentum. El equipo de Garitaonandia redujo su producción desde el tiro de tres merced al incremento de intensidad de la defensa alicantina sobre el perímetro.

El Lucentum puso tierra de por medio con otro triple de Lobo y dos tiros libres de Marzo para establecer la máxima ventaja del partido hasta el momento, 8 puntos. Faltaba muy poco para que concluyera el segundo cuarto y fue el peor momento del equipo de Zapata, que introdujo una rotación que no fue tan intensa como esperaba el técnico granadino y el Lucentum desaprovechó la amplia ventaja que había cosechado durante el cuarto. (45-43).

Tras la vuelta de vestuarios el Lucentum desequilibraría el resultado gracias a su perseverancia con el juego interior y por la falta de ideas en ataque de un Zornotza, que cada vez notaba más el cansancio por la falta de jugadores en el banquillo. Fue el momento de Rejón, Aramburu y Lobo que le dieron el aplomo que necesitaba el equipo alicantino. Rejón y Aramburu estuvieron colosales sobre la pintura y Lobo imprimió tanto en ataque como en defensa el ritmo que pedía el partido, además de entenderse a las mil maravillas con un Carles Marzo que volvió a demostrar por qué fue elegido el mejor base la temporada pasada. El Lucentum terminó el cuarto con 11 puntos de diferencia y dejando encarrilado el encuentro. (69-58).

Zornotza tenía que arriesgar en estos últimos 10 minutos si quería darle la vuelta al resultado, pero Lucentum supo leer perfectamente el partido y mantuvo un buen nivel ofensivo. En este nivel apareció, de nuevo, el hombre del partido, Álvaro Lobo, que puso patas arriba al pabellón Pedro Ferrándiz con dos triples, varias asistencias a sus compañeros y evidenciando la necesidad que tiene el equipo de contar con su presencia. Los de Zapata siguieron rindiendo con un alto nivel de intensidad y estuvieron cerca de llegar a los 100 puntos de anotación. El Lucentum suma la sexta victoria de la temporada, las mismas que Granada, Ávila y Sammic ISB y se coloca en segunda posición.