Las Provincias

orihuela cf

Una expulsión que cuesta tres puntos

Rubén se dirige junto a otros compañeros a presionar a un contrario.
Rubén se dirige junto a otros compañeros a presionar a un contrario. / Alberto Aragón
  • La roja a Perona en el minuto 61 acaba con la igualdad entre el primer y el quinto clasificado

  • El Orihuela apenas crea ocasiones ante un Olímpic que aguarda su oportunidad para adelantarse en el marcador

El Orihuela no supo sobreponerse a la táctica de un Olímpic que se llevó por la mínima el partido. Con poco juego y más efectividad el líder resolvió un encuentro difícil en Los Arcos. Los valencianos también recibieron ayuda del colegiado, que expulsó a Perona de forma injusta a los pocos minutos de empezar el segundo tiempo. Los amarillos no terminan de coger la estela de la cabeza de la clasificación, no por ganas sino por no saber resolver los problemas que se le plantean en los partidos más ajustados.

El primer acercamiento del conjunto local lo posibilitó una falta botada por Brian que repelió el guardameta valenciano. El cuero le llegó a Raúl, pero no pudo hacer más que estrellarla contra el muro exterior. No hubo claridad en el juego amarillo ante la espesa maraña de jugadores que plantó el Olímpic sobre el centro del campo.

El encuentro se condensó en la medular y solo varió con una arrancada de Ayo por el interior del campo que acabó con un disparo seco y ajustado al primer palo. Parecía que solo una jugada individual resolvería el encuentro según transcurrían los minutos. Pasada la mitad del primer periodo apenas se habían dado ocasiones y los visitantes dejaron ocho jugadores por detrás de balón, a la espera de que el Orihuela se volcase arriba para pegar la dentellada. La táctica era la del felino que espera escondido el momento justo para cazar a su presa. Así llegó a la primera posición y así quería salir el equipo de Xátiva victorioso de Los Arcos.

Con un destello de calidad volvieron los amarillos a acercarse a la puerta de Paco. Samu recortó con el tacón, preparó la bola para su zurda y la ajustó por encima de la cruceta. Pocas ocasiones para un partido menos emocionante de lo previsto. La táctica primó sobre el juego sorpresivo. Los contendientes se tantearon aunque la propuesta de fútbol se decantó a favor de los locales, que intentaron mover el balón por bandas y con juego entre líneas.

El primer sello de líder del Grupo VI lo dio Corbalán con una internada desde tres cuartos de campo con la que dejó a dos defensores rivales sentados. El extremo chutó fuerte al primer palo, pero José Carlos lo repelió con solvencia. No les hizo hacia falta demasiado juego a los valencianos para salir a cazar los tres puntos. El primer golpeo entre los tres palos lo realizaron a los 35 minutos con una acción aislada. Su objetivo era dejar su meta a cero y a partir de ahí rapiñar cualquier balón en el centro del campo o sacar petróleo de las jugadas a balón parado. Sobre el tapete propusieron poco fútbol para llevar la vitola de líder. El conteo del visitante, que suma solo tres goles en contra, no es fruto de la fortuna sino de un estilo de juego basado en la defensa y en un buen contragolpe.

La reanudación solo sirvió para refrendar lo visto en la primera mitad. Un visitante especulador y un equipo escorpión que no supo deshacerse de la mañana. Se esperó que el duelo entre quinto y primer clasificado finalizara por poca diferencia pero, para ello, alguno de los dos rivales debía poner más mordiente.

La igualdad del encuentro la rompió el árbitro con una severa expulsión a Perona, que recibió dos cartulinas en menos de quince minutos. La segunda amarilla se produjo por una entrada sin agresividad que la grada no entendió. A partir de ese momento fue cuando el Xátiva se estiró y su entrenador, Jero López, sacó más pólvora para tratar de llevarse el partido. Le dio oportunidad a Manu Fuster y Sanju. Con el desconcierto local llegó el zarpazo del Olímpic. Moscardó recibió una pared dentro del área y batió al meta amarillo con un zapatazo fuerte al primer palo en el minuto 63. El centrocampista lo celebró con todo el banquillo en los mejores minutos del líder sobre el despoblado césped de Los Arcos. En la recta final el Orihuela no pudo sacar casta para colgar balones.