Las Provincias

El PSOE reclama la retirada del proyecto de presupuestos 2016 que considera «ridículo»

Carolina Gracia muestra la documentación en presencia de su compañera Carmen Gutiérrez.
Carolina Gracia muestra la documentación en presencia de su compañera Carmen Gutiérrez. / M. B.
  • Justifican su enmienda a la totalidad entre otras cosas en el hecho de que el informe jurídico-financiero vaya firmado por el concejal y el alcalde pero por ningún técnico

La necesidad de realizar un trabajo «serio» en la elaboración del presupuesto municipal, cosa que a juicio de los socialistas oriolanos no ha ocurrido en el proyecto de presupuestos 2016 presentado por el PP, ha motivado la presentación, dentro del plazo marcado en comisión la semana pasada, de una enmienda a la totalidad por parte del PSOE. De aprobarse -aunque todo apunta a que no ocurrirá- esa enmienda anularía una propuesta calificada por Carolina Gracia como «ridícula» y permitiría la puesta en marcha de una labor que para los socialistas debería haber empezado hace meses: la elaboración del presupuesto del 2017. «Hay que ser serios y realistas, y presentar un proyecto que refleje las inversiones y sirva para el progreso de este municipio», afirmó la concejal, quien criticó el hecho de que el presupuesto del 2016 nace con la única intención de prorrogarse durante el 2017, «de ahí que consideremos importante tener que enmendarlo hasta este punto».

Los socialistas basan la enmienda que se debatirá en la comisión del próximo día 18, junto con las realizadas por el resto de los grupos municipales, en una serie de presuntas «infracciones al ordenamiento jurídico que determinan la anulabilidad», insistió la portavoz, y se centró en una serie de motivos como el hecho de que no se recoja una previsión de ingresos y gastos, como la normativa marca que debe hacer un presupuesto, sino los que ya se han ejecutado a lo largo del año. «No aparece tampoco la liquidación del 2015, modificada este verano y que arroja un resultado negativo de cuatro millones de euros», cosa que para Gracia debería reflejarse en un superávit de la misma cantidad. Con respecto al personal y la plantilla consideró este capítulo mal redactado porque, indicó, se obvia la identificación de funcionarios y no se saben las plazas vacantes, las que se pretenden amortizar «y es muy difícil saber si todos los servicios van a tener garantizado el personal».

No obstante lo más grave para el principal partido de la oposición es el hecho de que el informe económico-financiero solo esté firmado por el alcalde y el concejal de Hacienda, porque los informes jurídicos están reservados a la función pública y no a cualquier funcionario, sino a un habilitado nacional», cosa que hace por ejemplo que tampoco se acredite, tal y como comentó la socialista, los ingresos previstos de 11 millones de euros en el IBI «cuando un simple documento de Suma que diga la cantidad recibida sería suficiente».

El que se presupueste el dinero de la atención temprana en Uryula Histórica sin haber hecho a esta empresa municipal una encomienda de gestión o que las subvenciones nominales no aparezcan en el capítulo de cada concejalía también son según el PSOE temas que traerán problemas a la hora de gestionar esas ayudas y por los que piden que se anule el proyecto.

Enmiendas de Cambiemos

El grupo municipal Cambiemos también anunció ayer que ha presentado ocho enmiendas modificativas al presupuesto. En un comunicado indicaron que aunque desgranarán sus propuestas en los próximos días, las enmiendas están dirigidas a reducir gastos institucionales que calificaron de «superfluos o innecesarios» y por otra parte en un aumento de las partidas de «rescate social» y «modelo de ciudad», encaminadas a invertir el dinero en crear empleo y «en sentar las bases para otro modelo de ciudad que requerirá unos 'presupuestos de base 0' más pronto que tarde».

En todo caso, consideraron que de ser aceptadas sus enmiendas serían «un parche» al «absoluto desastre» del que califican el proyecto de presupuestos del PP y que atribuyen en especial al concejal de Hacienda, Rafael Almagro, y al alcalde, Emilio Bascuñana. «Es, en términos generales, contranatura, opaco y absolutamente ajeno a la participación política de la oposición o la sociedad civil. Es llamativo, y queremos insistir, que el presupuesto del Ayuntamiento de Madrid es infinitamente más comprensible y fácil de trabajar que el del Ayuntamiento de Orihuela».