Las Provincias

Gabriel Bravo, consellera de Justicia, ayer en rueda de prensa bajo la atenta mirada de Mónica Oltra.
Gabriel Bravo, consellera de Justicia, ayer en rueda de prensa bajo la atenta mirada de Mónica Oltra. / EFE

El Consell destinará 4,5 millones de euros a la exhumación de 300 fosas comunes

  • La Generalitat fija el 28 de marzo como 'Día de recuerdo y homenaje a las víctimas de la Guerra Civil' en memoria de la fecha de fallecimiento del poeta Miguel Hernández

El pleno del Consell aprobó ayer el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática y para la Convivencia de la Comunitat Valenciana. En la memoria económica que acompaña a esta ley se estima un coste de 4.485.000 euros para la exhumación de las 300 fosas comunes que hay en la Comunitat Valenciana. Así lo explicó la consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas, Gabriela Bravo, en la que rueda de prensa posterior al pleno del Consell en la que compareció junto a la vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, para explicar este anteproyecto de ley.

Bravo, a preguntas de los medios de comunicación, explicó que esta ley, a través del Instituto Valenciano para la Memoria Democrático, los Derechos Humanos y las Libertades Públicas que se creará, «ayudará a todas las familias que lo soliciten a la exhumación e identificación de sus familiares enterrados en fosas comunes».

Para ello, «lo primero que tenemos que hacer es diseñar el mapa de fosas», indicó la consellera, quien explicó que ya cuenta con el número de fosas que hay en cada provincia: 71 en Castellón, 184 en Valencia y 44 en Alicante.

También destacó que la propia ley establece en su memoria económica una primera fase de verificación y delimitación de las fosas, que cuenta con una estimación de 3.000 euros por cada fosa; y en segundo lugar se contempla la exhumación de los restos de las víctimas, para que lo se ha considerado una cantidad de unos 15.000 euros por cada fosa. Según Bravo, han estimado que las exhumaciones en las 300 fosas sumarían un coste de 4.485.000 euros, al que habría que añadir el coste de la identificación.

La Ley de Memoria Democrática y para la Convivencia pretende otorgar el reconocimiento social, el restablecimiento de la dignidad y el honor y la reparación moral de los daños causados a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura.

El texto se enviará a las Corts, una vez obtenga el dictamen favorable del Consell Jurídic Consultiu. La consellera dijo que está «satisfecha» con la norma, aunque confía en que se pueda «enriquecer» durante todo el proceso que seguirá hasta su aprobación.

El objetivo de la ley es promover los valores democráticos mediante el recuerdo y el homenaje a quienes padecieron las consecuencias del conflicto bélico y de la dictadura franquista. De esta forma, el texto se articula sobre varios derechos.

El primero es el derecho a la verdad y, en este ámbito, la nueva ley establece la creación de un censo de víctimas en la Comunitat Valenciana y la búsqueda de las víctimas atendiendo a las recomendaciones de la ONU relativas al desamparo de las víctimas del franquismo.

De este modo, la Generalitat autorizará toda localización, exhumación e identificación de restos y denunciará a la autoridad judicial la existencia de indicios de comisión de delitos que se aprecien con ocasión de las localizaciones, identificaciones o hallazgos de restos que se produzcan.

Derechos a la Justicia

Asimismo, la Ley de la Memoria Democrática consagra el derecho de las víctimas a que se haga justicia y, al respecto, contempla la realización de un protocolo de puesta en conocimiento en el caso de que existiesen indicios de la comisión de delitos y garantizar el derecho de información y asistencia a las víctimas y sus familiares, entre otras acciones.

Por otro lado, la ley pretende impulsar el derecho a la memoria democrática como garantía de que aquellos hechos terribles no se repetirán nunca más. Entre las acciones previstas, destacan que se insta a la Generalitat a que reclame los fondos documentales estatales de aquella época, relacionados con la Comunitat Valenciana y que se impulsen medidas para la restitución del patrimonio documental incautado por las fuerzas franquistas.

Además, la Memoria Democrática será incluida en el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), del Bachillerato y de la Educación Permanente de personas adultas, así como en los planes de formación del profesorado y en los estudios universitarios que proceda. También se impulsará la realización de proyectos de investigación y divulgación sobre la materia.

Por su parte, el derecho a la reparación y reconocimiento a las víctimas supone, por una parte, la obligación de las instituciones públicas de compensar el sufrimiento de las víctimas y por otra, un reconocimiento y homenaje público hacia ellas.

Así, se declarará como día de recuerdo y homenaje de las víctimas, el día 28 de marzo, en recuerdo del fallecimiento del poeta Miguel Hernández.