Las Provincias

Los centros comerciales ofrecen a Echávarri negociar y ponen sobre la mesa 400 empleos

El alcalde, Gabriel Echávarri, en su comparecencia para anunciar que recurrirá la sentencia sobre libertad horaria.
El alcalde, Gabriel Echávarri, en su comparecencia para anunciar que recurrirá la sentencia sobre libertad horaria. / Á. Domínguez
  • Están dispuestos a renunciar a reclamar una indemnización si el Ayuntamiento les permite abrir ya en festivos

Los centros comerciales Plaza Mar 2, Gran Vía y Puerta de Alicante quieren zanjar cuanto antes la polémica con el Ayuntamiento sobre las aperturas en festivos. Por eso, pese a que tienen a su favor una sentencia que les reconoce el derecho a ser integrados en una zona de gran afluencia turística, ZGAT, sin ninguna condición, están dispuestos a negociar con el alcalde, Gabriel Echávarri, para poner fin al procedimiento judicial y alcanzar un acuerdo definitivo. Con este objetivo van a solicitar formalmente una reunión con Echávarri, en la que pondrán sobre la mesa la carta de la creación de empleo. Ofrecen 400 puestos de trabajo nuevos, los mismos que se negociaron cuando el alcalde pactó con ellos la libertad de aperturas total que al final no salió adelante porque la rechazó el Pleno.

Serían, hay que recordar, 200 de Plaza Mar 2, otros 70 se Puerta de Alicante y 135 de Gran Vía. Sin embargo, no pueden garantizar que los supermercados que albergan van a limitar el número de festivos trabajados por sus empleados, que es el mismo escollo que ha bloqueado la última negociación con ellos para sumarse a la ZGAT de Maisonnave.

Los centros saben que tienen la sartén por el mango, pero aún así les interesa negociar. En primer lugar, porque el juez podría denegarles la ejecución de sentencia y ello implicaría que no podrían abrir hasta que no se resuelva el recurso que va a presentar el Ayuntamiento.

Además, aunque se les conceda, la tramitación de la ZGAT se puede retrasar varios meses, más aún con el Ayuntamiento en contra. Y queda la incertidumbre de cómo se resolverá el nuevo proceso judicial, que se puede prolongar más de un año. Solo un acuerdo con el Ayuntamiento les garantizaría la estabilidad definitiva.

Es lo mismo que ocurrió con El Corte Inglés, que prefirió mantener las condiciones pactadas de creación de puestos de trabajo y limitación de festivos trabajados con el Ayuntamiento aunque se anulase la ZGAT que les dejaba fuera, con el objetivo claro de acabar con la polémica y garantizar la estabilidad. El acuerdo también podría ser positivo para las arcas municipales, dado que los centros comerciales renunciarían a la reclamación de indemnización por lucro cesante que, de otra forma, sí que pedirían.

Sin embargo, no es muy probable que vayan a contar con el respaldo del alcalde, dado que éste ha dejado claro que sin la limitación de festivos trabajados por año, no hay trato. No lo hubo en la tramitación de la última ZGAT y no parece que vaya a haberlo ahora.

Bloqueo en el Consejo

Además, este acuerdo obligaría a volver a llevar al Consejo Local de Comercio el asunto, porque implicaría la creación de tres nuevas ZGAT y es bastante probable que no saliese adelante en la votación. Varios integrantes del Consejo dejaron claro en el último debate que si los centros comerciales se hubiesen sumado al acuerdo de Maisonnave habrían votado en contra del mismo.

Es de esperar, eso sí, que obtuviese mayor respaldo político, dado que el PP parece que cambiaría su sentido de voto y lo haría a favor, ya que ha pedido al alcalde que no recurra la sentencia y permita a los centros comerciales abrir. También lo arroparía C's. Guanyar mantendría su voto en contra (es el único que no ha variado su posición) y habría que ver qué decidiría Compromís. La mayoría de representantes del pequeño comercio presentes en el Consejo están en contra, al igual que los sindicatos.