Las Provincias

El alcalde acusa a Gran Vía Sur de temer por sus «subvenciones» si se aclara que no hay contaminación

Panorámica de la ciudad, con los graneles al fondo.
Panorámica de la ciudad, con los graneles al fondo. / Á. Domínguez
  • Se muestra «convencido» de que los niveles que generan los graneles del puerto están dentro de lo permitido y pide a los vecinos «comprensión»

Está «convencido» de que la actividad de carga y descarga de graneles en el puerto «no contamina» y confía en que las medidas que la Generalitat ha exigido sirvan para demostrarlo.

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, señaló ayer que las administraciones «están trabajando» por solventar el conflicto que se ha generado por la falta de licencias ambientales de la actividad y las dudas sobre quién tiene que pedirlas, y cargó contra los vecinos de Gran Vía Sur, que ya han avanzado sus temores de que las medidas que ha exigido la Generalitat (valoradas en cuatro millones) no sean suficientes.

«Entiendo que en el momento en el que se demuestre que allí no hay contaminación hay asociaciones que van a perder su 'late motiv' y sus subvenciones, pero les pido que esperen. Estamos trabajando», señaló.

«No hay que usar esto como caballo de batalla para seguir en intereses partidistas y personalistas», añadió.

Defendió que el puerto es «muy importante en la ciudad» y que «hay inversiones que han querido venir y se han echado para atrás porque hay lío». El alcalde se mostró convencido de que el Puerto «va a hacer lo posible porque ellos están convencidos, y yo también porque he visto las mediciones, de que realmente no hay una contaminación».

Resaltó que él es «el primero, como alcalde de la ciudad, que no iba a permitir unos índices que contaminaran a nadie» y añadió que los propios trabajadores del Puerto no defenderían la actividad «cuando hay riesgo» para ellos y sus familias.