Las Provincias

Urbanismo pide acortar las obras del Puente Rojo para no perder los fondos

fotogalería

El Puente Rojo, donde se van a ejecutar obras de restauración. / Joaquín P. Reina

  • Ayer se firmó el acta de replanteo y ya pueden empezar los trabajos, que tienen 2,5 meses de plazo pero deberán estar listos a finales de año

El Ayuntamiento y la empresa Ferrovial firmaron ayer el acta de replanteo de las obras de rehabilitación del Puente Rojo, que da el pistoletazo de salida a las obras.

Un proyecto que tendrá que ejecutarse a marchas forzadas si la Concejalía de Urbanismo no quiere quedarse colgada y sin fondos a la mitad. Y es que las obras se han incluido en las inversiones sostenibles, que se financian con el remanente del presupuesto 2015, lo que obliga a que estén acabadas a finales de este año.

De lo contrario, la parte que quede sin certificar deberá consignarse en el presupuesto 2017 para poder pagarse y los fondos que resten del remanente irán a parar al pago de deuda.

El plazo inicial de las obras, según el pliego de prescripciones técnicas, era de tres meses. Sin embargo, desde Urbanismo explican que en el proceso de adjudicación se ha reducido a 2,5 meses. Aún así, no da tiempo a acabar a finales de año. Por este motivo, la Concejalía ha pedido a la adjudicataria de las obras, que es Ferrovial, que intente acortar lo máximo posible la ejecución y le ha propuesto algunas técnicas, como el secado rápido de la pintura, que no le exigirán incrementar la inversión.

La cuantía económica está ya, de hecho, muy ajustada, dado que el proyecto salió con un precio de licitación de 335.000 euros y se ha adjudicado por 196.654, es decir, con una rebaja del 30%.

Según fuentes de Urbanismo, la empresa se ha mostrado dispuesta a acortar los plazos y considera que técnicamente es posible. Además, hay que tener en cuenta que las mejoras que se comprometió a ejecutar son a coste cero y no tienen que certificarse sus pagos, por lo que pueden realizarse después de finalizar el año. De momento, deben centrarse en el proyecto básico. Que consiste en la limpieza y saneado del puente, el lijado manual o mecánico, el 'parcheo' de las zonas afectadas por el óxido y el repintado con una capa de imprimación y dos capas de acabado. El color, eso sí, pese a las demandas vecinales, seguirá siendo rojo.

Urbanismo se juega mucho en acabar esta obra a tiempo ya que el otro gran proyecto que tenía asignado en las inversiones sostenibles, la senda peatonal y carril-bici a Urbanova finalmente no va a ejecutarse. Los 855.000 euros que se le habían otorgado pasarán al pago de deuda dado que ni siquiera se ha podido sacar el proyecto a licitación, porque Costas aún no le ha dado el visto bueno preceptivo. El alcalde ya advirtió de que los ediles incumplidores serían sancionados en futuras asignaciones.