Las Provincias

Kate Beckinsale. :: Reuters
Kate Beckinsale. :: Reuters

«Los actores somos un grupo raro de almas dañadas»

  • Kate Beckinsale Actriz. Protagonista de 'Amor y amistad', basada en una novela de Jane Austin, la británica es admiradora de García Márquez y Carlos Ruiz Zafón

El día 18 se estrena 'Amor y amistad', película basada en la novela de Jane Austen 'Lady Susan' que protagoniza la actriz Kate Beckinsale (Londres, 1973). El cineasta Whit Stillman vuelve a confiar en Beckinsale, con quien trabajó en 1998 en 'Last Days of Disco'. La intérprete encarna ahora a un personaje ingenioso, carismático y vanidoso que usa su inteligencia para conseguir lo que quiere. Con él regresa la actriz a sus raíces, tras interpretar durante una década la saga 'Underworld', de la que habrá más capítulos.

-¿Qué tal la vuelta con Stillman?

-Me encanta. No se parece a ningún otro. Es un intelectual con sentido del humor. Un ser humano superinteresante, gran conocedor de la obra de Jane Austin, de la época social, de los personajes que retrataba la autora. Es sorprendente lo que sabe, y una suerte de trabajar con él en dos ocasiones.

-¿Aborda una versión cómica de la obra de Austen?

-Sí. Creo que es razonable aproximarse a esta obra con humor, porque la autora lo tenía, aunque era muy seca y muy clara a la hora de expresarlo. Éramos muy conscientes de que nos saltábamos muchas reglas no escritas sobre Austen. No es fácil encontrar una película sobre una de sus obras y que el publico se ría. Pero así es la novela. Todo mi diálogo pertenece al libro. Forma parte del legado de Austen. Me encanta que sorprenda. Quiere decir que hemos hecho bien nuestro trabajo.

-¿Cuál es su relación con Austen?

-Como cualquier británico, admiro su trabajo. Empecé a leerla a los 16 años en el colegio y luego por placer. Me encanta mi personaje porque Emma es un personaje antipático, que no busca la simpatía del publico. Respeto sus intenciones al escribir un personaje tridimensional que no provoca la cercanía de la audiencia.

-¿Quién ha sido su gran inspiración de su carrera?

-Jeanne Moreau me hizo convertirme en actriz. Durante quince años viajé a París con un amigo cada Semana Santa para pasear y ver películas antiguas tratando de aprender francés. Así descubrí a Moreau.

-¿Es una gran aficionada a la lectura?

-Sí. Quizá sorprenda saber que me gustan los escritores hispanos, desde Gabriel García Márquez a Carlos Ruiz Zafón. En la literatura encuentro contradicciones que me ayudan a entender la vida. Yo no vivo de cara a una imagen. Quiero vivir mi vida plenamente y no me importa que algunas personas me consideren una mujer frívola. Quiero que mi pareja me considere sexy, que aquellos con quienes trabajo piensen que soy inteligente y desde luego que mi hija siempre crea que soy una buena madre.

-¿Su hija será actriz como usted?

-Le gusta actuar y escribir. La verdad no sé qué quiere hacer con su vida. Espero que decida libremente sin dejarse influir por mi carrera.

-¿Sus padres eran actores?

-Sí. Siempre que les preguntaba si me dejarían ser actriz, me decían que no. Los hijos tienden a seguir los pasos de los padres. Yo nunca tuve la experiencia de vivir una vida normal: mi madre era actriz, mi padre actor y el marido de mi madre era director. Entiendo que mi hija se sienta atraída por el estilo de vida y la profesión de sus padres. Los actores somos un grupo raro de almas dañadas.

-¿Hace muchos planes?

-La vida me ha enseñado que es muy difícil seguir los planes que inventas sobre tu vida. Al menos para mí. Crecí sin hermanos ni hermanas hasta los nueve años. Mi padrastro ya tenía familia cuando se casó con mi madre. Crecí sin niños a mi alrededor, solo con mi madre, como hace Lily, mi hija. Viajo con ella por todo el mundo y cada experiencia que vivimos juntas es una explosión de vida. Lo único que me importa en la vida es que ella este conmigo.

-¿Regresará a Inglaterra?

-Vengo de Londres, donde he pasado cinco meses. Sentía una profunda nostalgia de mi país y decidí marcharme, la verdad. Pero mi hija debía regresar al colegio, así que nos volvimos a California. Cinco meses han bastado para llenarme de energía y regresar con ganas a mi rutina en Los Ángeles. He trabajado mucho este año y quería descansar, respirar, algo que no consigo desde que me mudé a Los Ángeles hace diez años.

-¿Es difícil trabajar y ser madre de una adolescente?

-Lily viene conmigo y estuvo en el rodaje de esta película. Trato de llevar una vida lo más normal posible. Soy una madre trabajadora como hay millones en el mundo.

-¿Querría hacer teatro en Londres?

-No estoy segura de estar preparada para hacerlo. Tal vez dentro de un par de años pueda hacerlo.