Las Provincias

BALONCESTO | PLATA

El Lucentum recibe a un Valladolid que solo tiene 8 fichas sénior disponibles

  • El club regalará una entrada a quienes lleven hasta el pabellón 3 kilos de comida que se destinarán a la Red de Solidaridad Popular de El Campello

Partido propicio para sumar la sexta victoria en Liga. El Lucentum recibe esta noche (20.30 horas) en el CT al refundado CBC Valladolid, que se desplazó hasta Alicante con solo ocho fichas profesionales disponibles. Su técnico, Paco García, no podrá contar hoy con dos de sus aleros: Jota Lobato (ausente por motivos laborales) y Miguel González (por cuestiones académicas). La baja del segundo es realmente sensible, dado que se trata del tercer máximo anotador del equipo. Sin él, la amenaza exterior de los vallisoletanos se reduce sobremanera.

Este encuentro, que debía jugarse según el calendario oficial en el Pisuerga, se resolverá finalmente en Alicante por encontrarse ocupada entre semana la cancha pucelana. La directiva castellana solicitó a la FEB el intercambio de fechas y la lucentina mostró su conformidad. El Comercial Ulsa, nueva nomenclatura del exequipo de Guillermo Rejón, no ha podido ganar todavía fuera de casa esta temporada, lo que da una idea de su fragilidad a domicilio. El objetivo de los pucelanos es mantener la categoría, de ahí que no se deba fallar esta noche.

A todos aquellos que acudan al CT con 3 kilos de comida se les regalará una entrada gratis para el partido. Todos los alimentos se destinarán a la Red de Solidaridad Popular de El Campello. En lo estrictamente deportivo, Miguel Ángel Zapata únicamente cuenta con la baja de Álvaro Lobo, que sufre molestias en los isquios y ayer no pudo completar el entrenamiento. También es duda para el choque del domingo, de nuevo en casa, esta vez frente al Zornotza.

Tras la excelente remontada en Morón y con el único lunar del duelo ante Xuven Cambados en el Pedro Ferrándiz, el conjunto alicantino se mantiene colíder junto a los gallegos y el Covirán Granada, los tres con cinco triunfos. Con la producción de Carles Marzo y Balogun, por fuera, y la de Aramburu y Ferguson, por dentro, complementado el liderazgo de Guillermo Rejón, el bloque de Zapata no debería sufrir para acabar con la, a priori, tímida resistencia de un mermado Valladolid.