Las Provincias

La empresa del hotel de Arenales, decepcionada tras la reunión con Costas

Las obras del hotel de Arenales continuarán, por el momento, paralizadas. La reunión mantenida ayer entre la empresa propietaria, Princesol, y el equipo técnico del proyecto con la Dirección General de Costas acabó sin que esta última se pronunciara sobre si permitirá finalmente que los trabajos continúen o no, lo que provocó la «decepción» de los miembros de la firma, quienes volvieron a insistir una vez más en que si se han realizado derribos no contemplados en el proyecto inicial es para cumplir las normativas de edificación, tal y como expusieron en las alegaciones presentadas en su día.

Según el director del equipo técnico, el ingeniero Florentino Regalado, «estamos perplejos, porque no han concretado nada, simplemente han asegurado que están trabajando y estudiando todo el tema con la máxima celeridad».

Pero para la empresa el tiempo «vale dinero» y, después de cinco meses de espera desde que se paralizaron las obras, «está cansada». Por ello, tal y como indicó el ingeniero, tras no haber obtenido ningún compromiso de la jefatura de Costas «se está replanteando la acción a llevar a cabo». Aseguró que hasta ahora la firma «ha sido muy prudente y ha ido pagando todos los gastos que le ha ocasionado mantener la obra parada», incluidos los 22.000 euros al mes del bombeo de agua freática que se filtra al sótano y que no se puede detener para evitar daños al edificio.

Por esta razón, esperará al dictamen de Costas para plantearse, en caso de no obtener el permiso para reanudar la reforma del hotel, si recurre a los tribunales para pedir una indemnización.

Acompañados por Alonso

El encuentro mantenido ayer fue auspiciado por la portavoz del grupo municipal popular y presidenta del PP en Elche, Mercedes Alonso, según Regalado, quien señaló que la edil les acompañó hasta Madrid para asistir a la reunión, junto con el subdelegado del Gobierno y el abogado de Princesol.

En cuanto al tripartito, criticó su «falta de implicación» y dijo que el alcalde «no tiene razones para decir que la obra es ilegal, porque no nos hemos salido de las normas del Ayuntamiento».