Las Provincias

El Consell saca la zona comercial del molino del catálogo de humedales

  • El Consistorio pretende reactivar un espacio de ocio ubicado junto al antiguo Puente de Hierro cerrado por peligro de inundabilidad

La Conselleria de Territorio ha dado el visto bueno a que la zona comercial del Molino de San Antonio quede fuera del catálogo de humedales para que se pueda poner en servicio. El Ayuntamiento guardamarenco envió un requerimiento para recuperar un espacio comercial levantado hace más de una década donde no ha podido abrir ningún negocio al estar en un terreno que se construyó sobre una zona inundable.

Desde el Consell han dado su consentimiento para que estos locales comerciales dejen de estar afectados por el mapa de inundabilidad y de paso lograr que el municipio cuente con un espacio de ocio. Ahora toca realizar los informes pertinentes para que la Conselleria de Medio Ambiente declare como apto el edificio ubicado a la espalda de la antigua entrada al municipio por el Puente de Hierro.

El alcalde, José Luis Sáez, desconoce los tiempos de Conselleria para rehabilitar este espacio como habitable, si bien prevé que a lo largo del próximo año se puedan conceder licencias de apertura en la zona comercial ubicada en la entrada al casco urbano desde Rojales.

Los bajos comerciales se construyeron hace más de trece años y no se han podido abrir porque se catalogaron como humedales, al encontrarse a escasos metros del antiguo margen del Río Segura, cerca del Molino de San Antonio. En este recinto incluso se preparó para abrir un restaurante asiático, pero ahora el equipo de gobierno quiere eliminar el aspecto de abandono que da en uno de los principales atractivos turísticos locales como es la infraestructura hídrica.

Por otra parte, el regidor salió al paso de las críticas del PP en referencia una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para trasladar una parcela municipal en el sector OZ1. Se trata de dos solares del Ayuntamiento que se ubican dentro de una misma manzana y que el equipo de gobierno quiere unificar para abrir una licitación pública.

Sáez explica que «no hemos perdido ningún espacio con la permuta ya que ahora las parcelas suman 24.000 metros cuadrados donde se debe generar un servicio para el ciudadano y nunca se podría edificar». En este sentido, quieren anexionar una parcela de 8.000, otra de 12.000 metros cuadrados y un espacio reservado para parque para que las ofertas por su explotación sean más ventajosas. El regidor guardamarenco insiste en que «se trata de unos solares que están más de quince años abandonados frente a un supermercado y lo que queremos es abrir una convocatoria para que nos presenten una oferta de deporte o sanitaria». En realidad el gobierno socialista no tiene clara la opción para la que podría utilizar esta parcela ubicada cerca de la desembocadura del Segura.