Las Provincias

La Generalitat planea completar en 2020 la ampliación de la carretera de Santa Pola

Un vehículo circula por la carretera de Santa Pola junto a una de las glorietas partidas, que serán sustituidas por rotondas.
Un vehículo circula por la carretera de Santa Pola junto a una de las glorietas partidas, que serán sustituidas por rotondas. / MATÍAS SEGARRA
  • El proyecto duplicará los carriles, sustituirá las semiglorietas actuales por rotondas completas y el trazado se desplazará en algunos tramos para evitar las construcciones

Treinta meses es el plazo que ha marcado la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio para ejecutar el desdoblamiento completo de la carretera que une Elche y Santa Pola (CV-865). La publicación, el pasado viernes en el DOCV, de la licitación del proyecto para la ampliación de la vía en el término municipal ilicitano, marca el impulso a una actuación que el Ayuntamiento ha reclamado desde hace décadas.

Esta carretera soporta durante todo el año un intenso tráfico, cifrado en unos 15.000 vehículos diarios, que se dobla durante la época estival. A ello se añade la existencia de varias semiglorietas para cambios de sentido y conexiones con viales secundarios que añaden un elevado factor de riesgo para la seguridad del tráfico. De ahí que la ampliación de esta carretera haya sido una reivindicación histórica de los distintos gobiernos municipales en las últimas décadas.

Hasta ahora, la conselleria solo ha desdoblado dos tramos dentro del término de Santa Pola. Ahora, la intención de la conselleria que dirige María José Salvador es «darle el impulso definitivo para completar del desdoblamiento de toda la carretera», según apunta el concejal de Urbanismo, José Manuel Sánchez.

La conselleria ha sacado a concurso la redacción del proyecto para todo el tramo de la carretera en el término municipal, desde la nueva Ronda Sur (EL-20) hasta la rotonda de la Vereda de Sendres (CV-851). El plazo de ejecución de la obra es de 30 meses. El presupuesto total de licitación asciende a 379.577 euros y las empresas interesadas tienen hasta el próximo día 28 para presentar la documentación requerida.

El concejal ilicitano destaca «la receptividad» mostrada por la conselleria, tras varias reuniones con los técnicos y la propia consellera María José Salvador para abordar este asunto. El pasado mes de julio el Pleno aprobó por unanimidad exigir a l Gobierno autonómico la ejecución de esta ampliación. Sánchez recordó que el anterior Consell gobernado por el PP «quiso poner en marcha el desdoblamiento en un tramo de 1,5 kilómetros en medio del trazado, que no tenía ningún sentido».

Además de duplicar los viales (habrá dos en cada sentido, como en el tramo más cercano al núcleo urbano de Santa Pola), se contemplará reordenación de las intersecciones y accesos existentes, además de la eliminación de las glorietas partidas actuales, transformándolas en rotondas cerradas. También se mantendrá el carril bici existente.

Sánchez indicó que en breve se iniciarán las obras del tramo que queda pendiente de desdoblar en el vecino municipio, hasta la rotonda de la Vereda de Sendres, que ya está presupuestado. Según añadió el edil, durante el próximo año se redactará y licitará el proyecto y en 2018 está previsto iniciar la ejecución del primer tramo ilicitano, desde este punto hasta la nueva rotonda que se creará para dar acceso a Valverde, «que es una de las principales necesidades que tenemos que atender», matizó.

Y el año siguiente se iniciará el tramo restante hasta la Ronda Sur y el casco urbano de Elche, que si se cumplen los plazos estaría culminado en 2020. Esas son, al menos, las previsiones de la conselleria, y el concejal confía en que se cumplan, «porque por fin hay voluntad política de ejecutar este proyecto».

Viviendas

Uno de los aspectos más problemáticos del proyecto de ampliación de la carretera será evitar las numerosas construcciones que bordean el vial, algunos de los cuales ya sufrieron mermas en la anterior ampliación. «En realidad solo hay una o dos zonas conflictivas, en el entorno de la gasolinera», explica. «La mayoría de chalés que hay junto a la carretera tienen aún espacio libre junto a la verja» En los casos en que no sea así, puntualiza el concejal, «se tratará de no afectar las construcciones. Para ello, habrá puntos donde el ejece de la carretera se tendrá que desplazar unos metros».

Sánchez indicó que la nueva carretera «tendrá tipología de vía parque», ya que no se persigue aumentar la velocidad tras el desdoblamiento». «No se trata de hacer una autovía. Los usuarios ganarán tiempo no por ir más rápido, sino porque no pararán en todo el trayecto», puntualizó el edil.