Las Provincias

Bienestar Social agiliza 270 casos de dependientes sin resolver

  • Los técnicos municipales valorarán en tres meses la situación de estas personas que pidieron las solicitudes de ayuda entre 2011 y 2014

El próximo año 270 dependientes ilicitanos podrán cobrar las ayudas que llevan esperando entre dos y cinco años. Esa es la intención de la concejalía de Bienestar Social, cuyos técnicos iniciaron el pasado mes de octubre las valoraciones de esos casos. Se trata de solicitudes para acceder a las prestaciones contempladas en la ley y que se presentaron en el periodo comprendido entre el 2011 y el 2014.

Así lo afirmó ayer la edil del área, Teresa Maciá, quien comentó que se ha llevado a cabo la valoración de 200 de estos expedientes, una cifra que pretenden completar de aquí a final de año. Al mismo tiempo señaló que algunas de ellas corresponden a solicitantes que no están disponibles, bien porque han migrado a otros lugares o fallecido, o incluso desistido del proceso.

El sistema para que los casos en activo cobren las ayudas continuará con la remisión de esta documentación a la Conselleria de Bienestar Social, que debe autorizar el pago a los dependientes a principios de 2017, según estimó la concejal. Maciá añadió que el departamento autonómico «está resolviendo muy rápido» y señaló que las prestaciones llegan en un periodo máximo de seis meses.

Asimismo anunció que, de forma paralela, a la valoración de estos casos se está realizando por parte municipal la de los 250 expedientes de se presentaron el año pasado y también de las 59 peticiones que se han registrado en el presente ejercicio.

Cuatro trabajadores

Fue el pasado mes de mayo cuando la Generalitat transfirió a los ayuntamientos la labor de llevar a cabo estos informes sobre los casos que había pendientes de resolver por parte de anteriores gobiernos autonómicos. Para realizar estas labores en el consistorio ilicitano se contrató a cuatro trabajadores sociales -con cargo al Consell- a los que se formó en esta materia y que comenzaron las valoraciones en octubre.

Para cumplir con este cometido, la concejalía ha optado por zonificar la ciudad, dividiéndola en cuatro áreas, a fin de que los técnicos puedan agilizar al máximo los trámites. Este sistema permite llevar a cabo unas tres valoraciones al día, un número idóneo según la titular de la concejalía, puesto que no se han requerido horas extras.

La regidora también se refirió a los expedientes pendientes del año 2008 al 2011, unos casos que la Generalitat irá remitiendo al Ayuntamiento. De momento, a la oficina municipal llega con cuentagotas la documentación de cada uno de las cerca de 400 solicitudes que restan por resolver, procedentes de revisiones de grado, algunas de ellas deben ser verificadas.

En este sentido, Maciá aseguró que trasladará al Consell la importancia de que priorice las ayudas a quienes llevan más tiempo esperando estas prestaciones.