Las Provincias

El Ayuntamiento rehabilitará la antigua casa de veraneo de Gabriel Miró en Benisaudet

Inmueble histórico de la finca Benisaudet, que el Ayuntamiento va a rehabilitar.
Inmueble histórico de la finca Benisaudet, que el Ayuntamiento va a rehabilitar. / Alex Domínguez
  • Urbanismo se compromete a elaborar el proyecto en 2017 y propone destinarlo a museo y sede de la asociación vecinal

Nuevo plan para rehabilitar y dar uso a la casa del siglo XIX ubicada en la finca Benisaudet. La Concejalía de Urbanismo anunció ayer que va a elaborar un proyecto para reformar la vivienda, que (con modificaciones posteriores) fue residencia de verano de Gabriel Miró. También sus jardines. El objetivo es que la obra esté ejecutada al final de la legislatura y que se le den, entre otros usos, el de museo del escritor y sede de la asociación vecinal del barrio.

Fueron los vecinos los que reclamaron hace unas semanas a Urbanismo que retomase los múltiples proyectos fallidos de rehabilitación y puesta en valor de la casa. Pavón se comprometió a estudiar las posibilidades, previa visita, con ellos, a las instalaciones, para conocer su estado.

Ayer, los concejales de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón y Participación Ciudadana, Julia Angulo, visitaron la finca acompañados por técnicos de sus áreas y de Medio Ambiente, y también por representantes vecinales.

Pudieron comprobar 'in situ' que tanto la casa como los jardines han perdido buena parte del esplendor de sus mejores épocas. El edificio está en un estado «lamentable», según reconocía el edil de Urbanismo, sobre todo en determinadas zonas, como el porche, en el que se plantean incluso realizar una intervención de urgencia para evitar que pueda derrumbarse. También en el interior, donde han desaparecido incluso las escaleras que comunicaban la planta baja con la primera.

Una de las sorpresas con las que se encontraron ayer es la existencia de obra reciente en el interior de la casa. «Hay forjados nuevos, probablemente del tiempo en el que se utilizó para que alumnos de la casa de oficios hiciesen prácticas», comenta Pavón, que estima que es posible que se puedan aprovechar.

Aunque hay que realizar un análisis mucho más minucioso, los técnicos calculan que el coste de la reforma de la vivienda podría rondar los 800.000 euros, mientras que el acondicionamiento de los jardines costaría cerca de 200.000. Un millón de euros, por tanto, entre ambas actuaciones, que Urbanismo confía en poder obtener de las inversiones corrientes o sostenibles en los presupuestos de 2018.

«Les hemos dejado claro a los vecinos que no va a ser fácil, dadas las limitaciones de financiación que tenemos, pero creemos que todo es cuestión de establecer prioridades y que se trata de un edificio histórico que merece la pena poner en valor», apunta Pavón. Recuerda que «de hecho, es la única referencia con valor histórico de la zona, desde que se derribaron las ruinas del antiguo convento de Los Ángeles».

Por el momento, Urbanismo ha encargado ya al Servicio de Estudios y Proyectos que se encargue de elaborar el de la finca Benisaudet. Para ello, se tendrán en cuenta proyectos anteriores que no llegaron a aprobarse, aunque se redactará uno completamente nuevo.

Desde hace décadas, el Ayuntamiento ha realizado varias intentonas de dar un uso a esta edificación, sin éxito. La principal de ellas fue el convenio que se firmó con la Cámara de Comercio en 2008 para que ocupase parte de la finca para construir un centro de formación, a cambio de que rehabilitase la casa. En un principio se pensó, de hecho, que el centro de formación fuese la propia edificación histórica. Sin embargo, finalmente se construyó otro edificio moderno y no se llegó a rehabilitar la casa del siglo XIX. En la pasada legislatura, PP y Cámara modificaron el convenio para exonerar a esta última de su obligación, a cambio de la cesión de las nuevas instalaciones para ubicar un retén de la Policía Local.

Ahora, la idea del Ayuntamiento es llevar a cabo las actuaciones imprescindibles para poder darle uso, con la menor inversión posible. Los usos se consensuarán con los vecinos, con los que se mantendrán reuniones periódicas conforme avance el proyecto. Pero está claro que una parte se destinará a poner en valor la memoria del escritor y otra para el uso vecinal.