Las Provincias

orihuela cf

Raúl sale triunfador de Los Arcos

En la imagen grande Rubén Moreno intenta un centro al área del Segorbe. En la pequeña Raúl festeja uno de sus cuatro goles.
En la imagen grande Rubén Moreno intenta un centro al área del Segorbe. En la pequeña Raúl festeja uno de sus cuatro goles. / A. A.
  • El delantero oriolano lidera la victoria de su equipo con cuatro goles ante un Segorbe impotente

  • Los amarillos recuperan las buenas sensaciones con una goleada al colista en un partido en el que desplegaron un gran juego y efectividad

La tarde de ayer en Los Arcos fue para Raúl, que salió por la puerta grande con un póker de goles. El ariete lideró la victoria de un Orihuela que se aferra a la cabeza de la clasificación a la espera de recibir al Olímpic de Xátiva el próximo domingo en casa. El césped puso a cada equipo en su sitio, un cuadro local que busca su protagonismo en la Liga y un Segorbe abocado a descender a no ser que cambie mucho en los próximos meses.

Como corceles de carreras saltaron al campo los dos rivales. Uno con paciencia y otro casi desbocado. El arreón de los segorbinos se perdió en la primera curva y los escorpiones sacaron ventaja conforme pasaban los minutos. Tanta diferencia hubo que hasta guardaron fuerzas para el último tramo del partido, como un velocista que se deja ir en los metros finales al saberse poseedor del oro.

El cuadro local salió bien plantado al campo con un rival que quiso achicar espacios en el centro del campo y disputar la posesión de balón. A pesar del favoritismo del quinto clasificado los castellonenses llegaban con cierta facilidad al área de José Carlos. El técnico oriolano plantó un 4-3-3 con Ayo de enlace entre los dos puntas. Marc Sirera volvía al equipo y Óscar Amat salía desde el principio a pesar de sus molestias.

Los tanteos iniciales se acabaron con una acción de presión defensiva por parte del Orihuela. Nico robó un balón en el centro del campo y metió un pase en profundidad para Rubén Moreno, que recortó con el talón ante su marcador. Con un golpeo afinado y rosca con la pierna zurda anotó su primer gol con el Orihuela después de haberse estrellado con la madera en varias ocasiones en el derbi comarcal con el Almoradí.

El tanto sirvió para que los amarillos se posicionaran con más temple sobre el verde. El campo ya denotaba los primeros fríos del otoño con más zonas despobladas y desconchados. Lo habitual en Los Arcos durante los meses de invierno. La escuadra local buscaba ampliar la diferencia y Brian sirvió una falta para Raúl, que no llegó al esférico.

El dueño del balón estaba claro y los escorpiones consiguieron el 2-0 con poco esfuerzo. Un balón retrasado de la defensa blanca lo aprovechó Raúl para marcar. El once amarillo alzó la pierna y con la puntera tocó el cuero ante la mirada atónita de Bily, que no pudo despejar el balón envenenado que le vino. En esta ocasión los amarillos ya jugaban más a placer conforme pasaban los minutos. Un ejemplo fue Ayo que se marcó una jugada personal tras robar un balón en tres cuartos de campo. La distancia que tomaban los de la Vega Baja sobre los castellonenses empezaba a ser definitiva, como dos caballos de carreras que en la primera vuelta se sacan una cabeza y en la segunda dos cuerpos.

El partido se hacía más pesado para el equipo visitante que veía cómo Raúl y Rubén Moreno comenzaban a entenderse dentro del terreno de juego. Una internada del último fichaje del equipo por banda derecha acabó con un centro fuerte y a media altura que, de nuevo el más listo de la clase, no desaprovechó para poner el 3-0 en el primer tercio de partido.

La oleada local proseguía por una banda derecha que se convirtió en una autopista, con Nico y Moreno volcados sobre ese flanco. Otra vez Ayo pudo anotar porque el portero evitó un gol cantado de cabeza. La afición no dudaba en la victoria si no en la diferencia que se podía dar entre ambos contrincantes.

El segundo acto arrancó con más ímpetu del Segorbe que salió espoleado para aminorar las diferencias. Para ello saltó al césped Hamed en detrimento de su compañero Tárrega. El esprint inicial de los castellonenses perdió fuelle. El conjunto local tocaba desde la línea medular y los laterales ya hacían las veces de extremos. Así fue como Samu disparó al primer palo tras una larga jugada de toque. El Orihuela guardaba fuerzas y temporizaba mucho mejor que frente al Almoradí.

Con esa tranquilidad se incrementaba la diferencia entre ambos equipos. Raúl marcó el 4-0 con un gran pase de Joel. Solo tuvo que embocar el esférico en la frontal del área pequeña a los dieciocho minutos de la reanudación. Dos minutos más tarde el goleador amarillo hizo un póker de goles tras rebañar de las inmediaciones de Kilian un fuerte chut de Joel.