Las Provincias

cd torrevieja

En fase de recuperación

El salinero Booker intenta cortar una internada de un jugador del Silla.
El salinero Booker intenta cortar una internada de un jugador del Silla. / J. C.
  • El Torrevieja logra ante el Silla una victoria que le permite coger aire con las miras puestas en dejar cuanto antes la parte baja de la tabla

El Torrevieja se hizo con tres puntos de oro en un partido en el que desarrolló las capacidades que puede y logra su segunda victoria consecutiva. Después de un magistral gol de Hugo Salamanca y de mantener lejos de su área a un rival como el Silla, que se mostró dueño casi total del balón, los salineros al contragolpe en la segunda parte crearon dos claras ocasiones que le hubieran librado de la agonía final.

Atinaron los locales a inaugurar pronto el marcador. Hugo Salamanca resolvió en poco espacio y ante varios contrarios superó por arriba al guardameta. El Silla se había presentado como un equipo que compite sin complejos y de juego definido: posesión y movimiento constante de la pelota. Su medio campo hilvanaba las jugadas por medio de Coque pero el dominio no se traducía en ataques concretos, hasta el punto de que Buba no habría de intervenir antes del descanso.

El segundo periodo iba a ser largo para los blanquiazules. El Silla estaba cada vez más cerca de la frontal del área pero el Torrevieja escapaba de la espiral en que estaba sumido. A los once minutos de la reanudación, un robo de Salazar dejó el balón a los pies de Lewis, que mandó a la izquierda para la entrada de Matheus, cuyo remate cruzado salió desviado. Sólo cinco después era Damián el que enviaba a Lewis que tras plantarse en el vértice del área pequeña mandó fuera el lanzamiento. Se había marrado una doble oportunidad para aclarar el panorama.

Los valencianos apurarían sus andanadas y en cada barullo ponían en un puño el corazón de los seguidores. Carrasco se uniría a Juanmi en la tarea de central cortando cualquier incursión. En un saque de falta Verdú dejó en la cabeza de Coque la ocasión más clara de empatar y entonces apareció Buba para desviar a córner. Cuatro minutos después, a los treinta y nueve de este periodo, Alberto remató alto tras dejar Carrascosa de cabeza. Los salineros se vaciaban por achicar balones sin descartar el contragolpe como uno que Matheus lanzó a Booker, que no acertó con el pase de la muerte a Lewis. Las alternativas eran continuas, con un Silla volcado y un Torrevieja apurando sus últimas energías. Otro remate alto de Verdú y un desvío a córner a disparo de Alberto fueron las últimas opciones visitantes y tras una agónica prolongación los locales pudieron celebrar una importante victoria.