Las Provincias

Verónica Aranda recibe el Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández

El director de la Fundación Miguel Hernández, Aitor Larrabide, entrega el premio a Verónica Aranda.
El director de la Fundación Miguel Hernández, Aitor Larrabide, entrega el premio a Verónica Aranda. / A. A.
  • La autora madrileña recoge en La Lonja el galardón por su obra 'Épica de raíles', la ganadora entre las 320 que se presentaron a la edición de este año

El auditorio de La Lonja fue el lugar escogido para la entrega del Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández, acto que puso el colofón al cúmulo de actividades que se han desarrollado en el Otoño Hernandiano en torno a la figura del poeta. En él no han faltado desde rutas culturales o rallys fotográficos, exposiciones, presentaciones de libros o conciertos de música y el acto de ayer supuso cerrar la agenda programada para recordar el nacimiento del autor de 'Perito en lunas'.

En la edición de este año la galardonada ha sido Verónica Aranda, licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense y gestora cultural al tiempo que dirige una colección de poesía latinoamericana actual en la editorial Polibea. La autora, de 34 años, lo consiguió con la obra 'Épica de raíles', que se impuso como el mejor poemario de los 320 presentados al premio que convoca la Fundación Miguel Hernández y que le suponen 15.000 euros, un elemento artístico acreditativo realizado por Ricardo Cánovas y la publicación de su obra en la editorial Devenir.

El libro está estructurado en cuatro partes. La primera es 'Selva' y actúa como obertura de los poemas, una segunda que es la que da nombre a la obra, seguida de 'Canícula' ambientada en La Habana y se cierra con 'Azul glacial'. De él el jurado presidido por el catedrático Javier Díez de Revenga destacó la cohesión de todas ellas y que Aranda traza un recorrido por diversos paisajes que transmiten sensorialidad con el uso de estampas coloridas, el vitalismo que desprenden las representaciones poéticas que engarza y también el culturalismo que impregna el poemario fruto de los viajes de la madrileña y que esta usa para volcar en diferentes espacios geográficos su sensibilidad como metáfora de la vida.

Aranda, que tiene en su haber diversas publicaciones y premios como el de Arte Joven de la Comunidad de Madrid y un accésit del Adonais, entre otros, destacó de su obra que el título se lo sugirieron sus viajes en los trenes de la India donde vivió dos años «un país que tiene mucha presencia en mi poesía» y explicó que «recoge imágenes de mi memoria porque mis versos no tienen fronteras» a lo que añadió que «también son reflejos de las personas que se han quedado atrás porque ambos conceptos me acompañan».

La autora reconoció que en la naturaleza es donde se sumerge para sus creaciones y definió el libro con el que ha ganado el premio hernandiano «como un poemario de distintas temperaturas porque discurre desde tierras cálidas como las del Caribe o la India a otras donde el azul glacial está presente», como es el caso de los reunidos en la última parte de este fruto de visitas a las regiones del sur de Argentina.

El acto, presentado por la también escritora Dámaris Navarro, contó como en años precedentes con la participación del colectivo cultural Auralaria quien quiso dar un homenaje al libro premiado con una actuación que llevó por título 'El lenguaje de las islas'. En él se combinó el canto y el recitado de poemas en la voz de Luisa Pastor, quien estuvo acompañada al piano por Carolina Llanes, al bajo por Javier Llanes y a la guitarra por José López. Asimismo Auralaria presentó como preludio un videopoema titulado 'El primer día' como su particular homenaje a la presencia de la naturaleza en la obra de Miguel Hernández con unas delicadas imágenes a cámara lenta de paisajes o animales en su hábitat.