Las Provincias

LA GASTROTECA DE FÉLIX

Restaurante Roser, déjese aconsejar

Quizá hayas pasado por la puerta, mejor dicho, por la plaza donde está ubicado el restaurante del que te hablo hoy y, seguramente, no se te habrá ocurrido parar. Es el típico local al que no entrarías a no ser que te lo hayan recomendado o que lo veas lleno hasta la bandera, como suele ser habitual. Se trata del restaurante Roser, en la plaza de San Juan, junto a la iglesia de mismo nombre.

Un restaurante abierto a una plaza más que agradable, junto al Museo Paleontológico y el Centro Municipal de Exposiciones de Elche. Espacio tranquilo, peatonalizado (salvo la calle que pasa por delante), presidido por dos estatuas homenajeando una al oficio de zapatero y otra a Sixto Marco. El Roser basa su actividad en esta plaza, ya que el interior es pequeño, más un sitio de paso, dominado por una cocina abierta. No destaca por su decoración ni por su cuidado de los detalles estéticos, pero no deja de ser un sitio más que agradable para estar.

Su carta es sencilla aunque extensa. Se divide en ensaladas, entrantes, tostas, carnes y woks. Una mezcla de platos más tradicionales con otros a los que les dan un toque más que interesante desde una cocina con mucha calidad. Por ejemplo, en las ensaladas puedes probar una de brotes tiernos con salmón ahumado y sorbete de apio y lima. O una buenísima de espinacas rojas, mango y papaya con salsa de yogurt y lima. Tampoco puede faltar la ensalada de tomate raff con un capellán bien tostado y un buen aceite de oliva.

Entre los entrantes, empieza la época de setas y alcachofas, haciendo ambos platos con foie, dos buenas opciones. Los pulpitos encebollados que probé en mi última visita eran impresionantes, tiernos, sabrosos y con salsa para mojar pan sin parar. Además de otros platos, como decía, más tradicionales como la sepia a la plancha o los revueltos, entre otros muchos.

En las carnes, más producto de calidad y bien trabajado. Un solomillo con ajetes correcto y un buen entrecot de buey (qué manía con llamar buey a lo que no es). También tienes la opción de hamburguesa, secreto ibérico o magret de pato. La última vez tenían fuera de carta un rabo de toro estofado impresionante. Imprescindible si lo ofrecen. Es decir, opciones para todos los gustos.

Y por último, quizá la opción más interesante del local: los woks. Unos de quinoa y otros de arroz venere, ambos salteados y con las mismas combinaciones: verduras y pollo, verduras y calamares y verduras y tofu. El que acompañan con calamares es realmente bueno, sabroso y con cada ingrediente bien definido y separado. La quinoa, de calidad, es un producto a descubrir por la mayoría. Aunque lleva unos años en boca de todos, pocos locales la ofrecen.

En los postres, siguen trabajando de forma magnífica. Las tarta de turrón y chocolate con toffe son magníficas. También disponen de sorbetes. Probados los de frambuesa y mango, se nota que los trabajan con gusto. Sin duda, hay que llegar con ganas a este punto para pedir un par de opciones. Sorprenden por la calidad.

Otra cosa que me gusta de este local es como ha evolucionado en el servicio. De ir como pollos sin cabeza a conseguir un trabajo de sala rápido, amable, agradable y eficiente. Da gusto que se vean las deficiencias y se subsanen. Demuestra interés en el negocio y buena mano en la gerencia.

El restaurante Roser es una opción más que interesante en el centro de Elche, donde poder disfrutar de una agradable terraza y una cocina de calidad con ciertos platos de gran mérito, todo con una relación calidad/precio de las mejores de la zona. Déjate aconsejar por las recomendaciones, te ganarán tanto desde el trato como desde la cocina.