Las Provincias

Benalúa sigue sin abrir sus puertas un año después de que las obras finalizaran

  • La última previsión que le consta al Ayuntamiento es que empiece a funcionar antes de que acabe el año

El centro de salud de Benalúa mantiene sus puertas cerradas pese a que ha pasado casi un año desde que se acabaron las obras de construcción del mismo.

Se trata de una infraestructura largamente esperada por los vecinos de la zona, que está llamada a dar servicio a más de 15.000 alicantinos de algunos de los barrios más populosos de la ciudad.

Las obras de construcción comenzaron en 2014, aunque la infraestructura sanitaria estaba anunciada y comprometida desde el año 2000.

Fue en 2008 cuando se invirtieron 92.000 euros para la redacción del proyecto.

Hasta diciembre de 2010 no se sacó a licitación su construcción, pero en 2013, el proyecto fue eliminado, junto a otros, del presupuesto de la Generalitat.

Siete meses después, el expresidente Alberto Fabra lo volvía a anunciar. Las obras empezaron en junio de 2014, con un plazo de ejecución de 18 meses, y acabaron en diciembre de 2015.

Sin embargo, quedaba pendiente el plan de montaje, que no se sacó a licitación hasta abril de este año y de la que la Conselleria de Sanidad no ha vuelto a informar.

Desde la Concejalía de Sanidad, que dirige Sonia Tirado, señalan que tienen entendido que el centro de salud se abrirá antes de que acabe el año, ya que está pendiente «la dotación y el traslado del personal». Aseguran que preguntarán a la Conselleria al respecto la próxima semana, ya que tienen previsto mantener una reunión.

Este centro ocupa una parcela de 1.403,63 metros que linda con las calles San Agatángelo, Capitán Demá, y Foglietti del barrio de Benalúa.

En él trabajarán 42 profesionales, entre médicos, enfermeras, fisioterapeutas, auxiliares de enfermería y administrativos y celadores.

Además de los servicios básicos, tendrá unidades de odontología preventiva y un centro de salud mental infantil.

Incluirá las áreas de Medicina de Familia, con siete consultas de medicina general y cuatro de enfermería; Pediatría, con tres consultas médicas y dos de enfermería; Extracciones Periféricas, con una sala de extracciones y una de tratamiento; Rehabilitación y Fisioterapia, con una consulta y un gimnasio; Maternal, con una consulta y una sala de educación sanitaria; Trabajo Social, con un despacho; Odontología Infantil, con una consulta; Salud Mental Infantil, con tres consultas médicas, una de enfermería y una de ludoterapia; y Administrativa, con un despacho y una sala de reuniones y biblioteca. Además de un aparcamiento.

El edificio se adaptó para proteger el ficus que los vecinos defendieron con uñas y dientes cuando se enteraron de que el proyecto original preveía arrancarlo y trasplantarlo.