Las Provincias

La empresa advierte del peligro de derrumbes en el hotel de Arenales

Aspecto del hotel de Arenales del Sol el mes pasado, tras la paralización de las obras de rehabilitación del inmueble ordenada por Costas.
Aspecto del hotel de Arenales del Sol el mes pasado, tras la paralización de las obras de rehabilitación del inmueble ordenada por Costas. / G. M.
  • Representantes de Princesol se reunirán el martes con la directora general de Costas, a quien pedirán poder reanudar las obras de rehabilitación

Cinco meses llevan ya paralizadas las obras de rehabilitación del hotel de Arenales del Sol. La Jefatura Provincial de Costas detuvo los trabajos tras detectar derribos de tabiques y otros elementos no previstos en el proyecto inicial. Ahora, la dirección técnica del proyecto advierte del deterioro que sufre el edificio semiderruido, que en caso de lluvias abundantes, podría ocasionar derrumbes, con el consiguiente problema de seguridad.

Por tal motivo, el director técnico del proyecto, Florentino Regalado, tras comprobar los desperfectos causados por las últimas lluvias en el dispositivo de bombeo y otras partes del edificio, solicitó a la Jefatura Provincial de Costas la autorización «para demoler la parte antigua del edificio que corre el riesgo de venirse abajo y que, en cualquier caso, tiene que derribarse», según indicó el ingeniero.

Añadió que las precipitaciones de hace dos semanas «causaron un verdadero desastre», ya inutilizaron el sistema de bombeo «y tuvimos que hacerlo nuevo», además de afectar a la valla situada junto al mar. Regalado indica que «si hay más lluvias fuertes, se podrían venir abajo partes de la antigua edificación que no se derribaron». Costas todavía no ha contestado a su petición.

Y es probable que no haya respuesta hasta después de la entrevista que Regalado, un representante de la empresa propietaria, Princesol, y el abogado de la misma, mantendrán el próximo martes, día 8, con la directora general de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, Raquel Orts, que es quien debe adoptar una decisión sobre la continuidad o no de las obras del hotel. La empresa planteará la postura ya expuesta en las alegaciones presentadas a la orden de paralización: que si se han realizado derribos no contemplados en el proyecto inicial es para cumplir las normativas de edificación. Por tal motivo, los representantes de Princesol pedirán que se levante la orden de paralización.

Costas impuso una multa de 80.000 euros por estos trabajos no contemplados en el proyecto. Por su parte, cientos de vecinos de la pedanía ilicitana se manifestaron este verano en dos ocasiones para reclamar la reanudación de los trabajos

El encuentro con la directora general de Costas se producirá un mes después de que Orts se reuniese con el alcalde, Carlos González, y el concejal de Urbanismo, José Manuel Sánchez, quienes le pidieron celeridad en la resolución de este conflicto. El Ayuntamiento tiene abierto también un expediente por las mismas infracciones, frente al que Princesol presentó alegaciones, y que todavía no se ha resuelto.

Más coordinación

El edil de Urbanismo indicó ayer sobre la reunión del próximo martes que «solo sabemos que la directora general ha citado a la empresa». Sánchez señaló que uno de los temas abordados en el encuentro de septiembre fue mejorar la coordinación entre las dos administraciones. «Le dijimos que nos gustaría trabajar en sintonía con ellos, aunque se trate de dos procedimientos independientes», agregó.

Hace dos semanas Sánchez envió una carta a la Dirección General de la Sostenibilidad de la Costa y el Mar «para que nos informasen de las actuaciones realizadas hasta ahora respecto al hotel y ya hemos recibido la documentación», explicó el concejal. En cualquier caso, parece claro que el Ayuntamiento no decidirá sobre el expediente municipal hasta que Costas se pronuncie sobre el asunto principal: si permite o no que se reanuden las obras. «Queremos sentarnos con la directora general antes de su pronunciamiento para coordinar nuestras actuaciones», apostilla el edil.

La empresa también ha comunicado al Ayuntamiento la petición planteada a Costas de derribar las partes antiguas que pueden revestir peligro. Al respecto, el edil señala que «hasta que la dirección general adopte un acuerdo, la empresa debe garantizar las condiciones de seguridad de la obra.

Todas las miradas se dirigen ahora hacia Madrid. Las opciones son varias. La dirección general podría autorizar la reanudación de las obras, en base al nuevo proyecto reformado presentado por la empresa y dejarlo todo en una multa -además de otros perjuicios ocasionados a la empresa por el retraso de las obras-, o mantener la paralización por incumplimiento grave del proyecto.

En caso de no obtener luz verde, Princesol podría optar por abandonarlo definitivamente el proyecto e iniciar una nueva batalla en los tribunales. Esta vez con la petición de una indemnización millonaria contra Ministerio y Ayuntamiento.