Las Provincias

Raimon anuncia su retirada con doce conciertos en 2017

Los viejos roqueros nunca mueren. Tampoco los viejos cantautores. Y es que aunque aparquen su voz, su mensaje y su alma quedan para siempre. Raimon le cantó hace 55 años al viento, en la búsqueda de la luz, la paz y la libertad, y al viento del mundo le dirá adiós en 2017, poniendo fin a una carrera en la que ha sido todo un referente clave de la canción protesta y de la lucha antifranquista. Una voz única a la que le ha costado décadas ser profeta en su tierra. Y es que la política, lo peor de ella, le negaba el reconocimiento que al fin ha recibido en los últimos tiempos.

Ramón Pelegero Sanchis, nacido en Xátiva en 1940, cree llegado el momento de bajarse de los escenarios, colgar la guitarra, meter las camisas rojas y negras en el armario y cortarse la coleta. Todo después de haber sido uno de los artífices de la Nova Cançó que reivindicó el uso del catalán y denunció al régimen franquista. Luchó contra los censores y la censura con la voz, la palabra y la música junto a Francesc Pi de la Serra, María del Mar Bonet, Lluís Llach o Joan Manuel Serrat, cambiando para siempre lo que se llamó canción protesta.

Raimon se retirará con la botas puestas, con el micrófono encendido y con doce conciertos en el Palau de la Música Catalana en mayo de 2017. Serán tres citas por fin de semana en el escenario icono del catalanismo, pero que, por otros avatares, irá siempre ligado a otro nombre, Fèlix Millet, que poco hizo por el arte y mucho por la cultura del pelotazo. El cantautor presentará el viernes su gira de despedida y detallará el homenaje que el mundo de la cultura le tributará en el escenario donde hace 50 años triunfó y lanzó un grito de esperanza, cuando el franquismo aún ofrecía su cara más siniestra. Entonces interpretó doce temas que se convirtieron en himnos de toda una generación. Y doce serán los conciertos que dará para decir adiós.