Las Provincias

Los actores animan al público durante la proyección.
Los actores animan al público durante la proyección. / LV

Otra forma de revivir 'Grease'

  • El mítico musical juvenil se exhibe reconvertido en 'karaoke' colectivo

  • La Tropa Produce estrena hoy en Alicante la película con un formato que invita al público a emular a sus personajes mientras sucede la acción

El Aula de Cultura de la CAM se convertirá hoy, jueves a partir de las 20 horas, en el escenario del primer 'Sing-Along' que se estrena en Alicante. Se trata de un innovador formato de exhibición de películas musicales de todos los tiempos en el que se busca la participación activa del público a través de su caracterización y el subtítulo de las letras de las canciones con el fin de que los espectadores puedan cantarlas como si estuvieran en un karaoke.

'Sing-Along' llega a Alicante con la proyección de la mítica película 'Grease'. Su directora artística, Eider Esnaola, explica que el espectáculo está concebido para que comience desde el mismo momento en que el público cruza la puerta de entrada al recinto del Aula de Cultura. Los asistentes serán recibidos por un grupo de actores vestidos y maquillados como los personajes de Grease para invitarles a ser fotografiados con ellos. También allí podrán conseguir un kit con una serie de objetos relacionados con el atrezzo propio de la película a demás de otros elementos como pomperos de jabón o pompones de animadora que serán utilizados en distintos momentos de la proyección.

«Una vez sentados en sus asientos, y antes de la proyección de la cinta, un grupo de animadores enseñará al público una sencilla coreografía, algunos estribillos de las principales canciones del musical y también cuándo y cómo utilizar las cosas que hay en el kit para que, llegado el momento, actúen y se sientan como si fueran John Travolta, Olivia Newton John y el resto de actores de la famosa película», relata Esnaola.

Durante la proyección, los actores de la compañía suben en diferentes ocasiones al escenario para guíar a los espectadores y animarles a participar en las escenas clave cantando y bailando tal y como les han enseñado en los minutos previos a su comienzo. La película se exhibe íntegra, como si estuvieran en cualquier cine, pero cuando los personajes se ponen a cantar y a bailar en la pantalla el público lo hace con ellos.

«Buscamos que la sesión se convierta en un gran show. Nosotros salimos en los momentos álgidos de la cinta para servirles de guía, pero todo está permitido. Lo que queremos es que el público se convierta en un protagonista más de Grease aunque esté al otto lado de la pantalla», afirma Esnaola.

'Sing-Along' es un formato que nació en el marco del Festival de Cine Gay y Lésbico de Londres en su edición de 1999. En agosto de ese año empezó a programarse en el cine Prince Charles de Londres con tanto éxito que cada noche colgaban elcartel de «No hay localidades» en todas las sesiones. Desde entonces espectáculos con este formato se vienen celebrando con gran acogida en muchos países. En España lo introdujo en julio de 2014 la compañía La Tropa Produce, una joven empresa de producción centrada en explorar nuevas fórmulas innovadoras para atraer a los espectadores a las salas de cine. Comenzaron en Madrid y después de dos años de gira por diferentes ciudades españolas llega hoy por primera vez a Alicante.

'Grease' es sólo una de las películas utilizadas para crear este espectáculo basado en la participación del público. La compañía también exhibe en el mismo formato otros clásicos musicales como 'Moulin Rouge', 'Mamma Mia', 'Hairspray', 'Sonrisas y lágrimas', 'Cabaret', 'The Rocky Horror Picture Show' o 'Cantando bajo la lluvia'.

Las películas elegidas para formar parte de los diferentes espectáculos tienen en común el hecho de ser muy conocidas. Son musicales que no sólo tuvieron éxito en su momento sino que los ecos de su popularidad se han mantenido en el tiempo y han pasado de generación en generación. «Por ejemplo, en el caso de 'Grease', muchas de sus canciones siguen presentes en la mememoria de mucha gente hoy en día y el público las vive cuando le das la oportunidad de cantarlas y bailarlas. Todo lo que surja durante la proyección de la película es bienvenido. Lo que queremos es que los espectadores se dejen llevar y que sepan que pueden hacer cosas que normalmente en otros ambientes no les está permitido. Aquí sí se puede. Les invitamos a que se dejen arrastrar y a que saquen todo lo que quieran de su mundo interior. El efecto contagio además funciona muy bien y verles disfrutar es el verdadero espectáculo. Cada sesión se convierte al final en una auténtica fiesta», asegura Eider Esnaola.