Las Provincias

El Consistorio revisará el contrato de la gasolina que asegura en vigor hasta 2017

El hecho de que durante el fin de semana la empresa que sirve el combustible para los vehículos municipales haya 'cerrado el grifo' a los vehículos de la Policía Local, tal y como denunció Claro, ha supuesto un «disgusto» en el equipo de gobierno tal y como manifestó ayer el concejal de Hacienda Rafael Almagro. El edil aseguró que el contrato con esta mercantil está vigente hasta el 2017 y dijo no entender que por una deuda que cifró en 7.000 euros se haya procedido de esta forma, lo que aseguró que provocará una revisión del acuerdo con la empresa y el edil dijo que ayer mismo dio las instrucciones oportunas para que los servicios municipales investiguen si esta acción puede ser susceptible de que el Consistorio pida a la concesionaria del servicio daños y perjuicios, «porque su forma de actuar dista mucho hasta de ser legítima», afirmó Almagro.

El responsable municipal comentó que la factura que se debe es del 2014 y que hay algunas otras que tienen una discrepancia, pero que el pago del 2016 se lleva al día y consideró que teniendo en cuenta el proceso administrativo que lleva cualquier tipo de papeleo en la administración la mercantil no debió actuar de esa forma, «y por eso vamos a hacer lo posible para que se devuelva el buen nombre a este Ayuntamiento», puesto que los servicios que no se pudieran prestar ya no tienen remedio. Mientras que se soluciona la situación los vehículos municipales, según Almagro, tendrán que repostar y hacer facturas que se irán pagando a la espera de que pueda resolverse la situación.

Por otra parte y ante la denuncia de la Asociación Castillo de Orihuela sobre la incursión de unos motoristas en las ruinas del castillo en el Monte de San Miguel, Almagro calificó el hecho como puntual y en un principio consideró que no es necesario realizar un dispositivo de seguridad para evitar cosas así puesto que no es algo habitual. El concejal dijo que él también es asiduo de la subida al Castillo, uno de los Bienes de Interés Cultural con los que cuenta la ciudad, y que nunca ha presenciado un hecho como el denunciado por este colectivo que incluso colgó el domingo fotos de motoristas con motos de cross en lo más alto del castillo, en la zona donde se conservan los restos de un aljibe de la que fuera torre del homenaje.