Las Provincias

Rafael Almagro, ayer.
Rafael Almagro, ayer. / A. O.

La adecuación del presupuesto del 2012 a la realidad aumenta la cuantía a los 75 millones

  • Almagro dice que el del 2016 es un documento de transición y solo se contemplan inversiones con financiación ya comprometida

Un presupuesto «puente», como lo calificó el concejal de Hacienda, Rafael Almagro, que refleje la realidad de las necesidades del Ayuntamiento. Así es el proyecto de Presupuesto General 2016 que la Junta de Gobierno aprobó el lunes por la tarde y que tal y como adelantó ayer este periódico, se debatirá en comisión con los grupos de la oposición mañana. Sin más ambición que la de adecuar el coste de los servicios que se prestan a la realidad, puesto que hasta ahora se ha trabajado con unas cuentas aprobadas no sin dificultades en el 2012, el Ayuntamiento incrementa la previsión de gastos de los 68 millones del presupuesto vigente a los 75. Eso para empezar y con el objetivo de que entre en vigor ya prorrogado el 1 de enero, puesto que la intención es que más pronto que tarde pueda ponerse en marcha otro presupuesto, el del 2017, que será, a mitad de legislatura y si no hay nada que lo impida, el primero que el PP elabore a su gusto y basándose en su proyecto político para la ciudad.

Almagro aseguró, pese a todo, que es importante su aprobación «porque querríamos que hubiera entrado en vigor en enero del 2016, pero pese a que no fue posible no hemos renunciado a ello y hemos luchado durante todo el año». El paso del tiempo y la llegada de sentencias a las que ha habido que hacer frente ha llevado, según dijo el popular, a que no se contemplen más inversiones que las que ya cuentan con financiación, como aquellas que se paguen con fondos de la Diputación, por ejemplo la obra de Los Andenes, o las que ya se han dotado de fondos desde el Consistorio como la Plaza de Toros, el arreglo del paseo de Cabo Roig o los asfaltados de la costa. Así las cosas y pese a que hay un mandato del Pleno para hacerlo, tendrán que esperar obras como la culminación del Centro Cívico de La Aparecida que ya acumula años de retraso o la reforma del Palacio Rubalcava «que tendremos que hacerlas en el 2017», aseguró el edil.

El compromiso de los populares es que se entre en el 2017 con el presupuesto del 2016 -aún por aprobar- prorrogado. Para ello se tendrán que celebrar las correspondientes comisiones y después iniciar los trámites para, en primer lugar, contar con la aprobación plenaria para pasar luego por el proceso de exposición pública y periodo de alegaciones. Si el Pleno extraordinario y con el único punto del presupuesto se puede celebrar a mitad de mes y se aprueba, para lo que el PP necesitará el apoyo de su socio de Ciudadanos, se llegará justo para acabar el año dado que las alegaciones podrían resolverse en la última sesión de la Corporación del 2016, la correspondiente al mes de diciembre.

Para explicar el por qué de querer poner en marcha este presupuesto aunque sea a final de año y no se haya apostado directamente por hacer el del 2017 Rafael Almagro puso como ejemplo que no es lo mismo que una persona vaya a un baile de Nochevieja con un traje de hace cuatro años, pasado de moda y que no le esté bien, que con uno comprado este año «que puede no estarnos perfecto, pero mejor que el del 2012», con la intención de seguir adelante en la elaboración del presupuesto del 2017 sobre todo teniendo las garantías de que «vamos a tener dinero para hacer el pago de préstamos que tenemos que afrontar y para el que hay que asegurar unos mínimos», aseguró el concejal.

Actualización de servicios

Con respecto a los servicios cuya cuantía se actualizará dado que hay casos en los que «ya en el 2012 estaban infravalorados», este presupuesto permitirá ponerlos al día. Uno de ellos será el de la recogida de basura y limpieza viaria, y para ello se incrementará de forma considerable la partida de gasto corriente.

El presupuesto del 2016 llegará a final de año después de un ejercicio en el que por distintas cuestiones el equipo de gobierno no ha sido capaz de presentar un proyecto presupuestario pese a tener mayoría con el apoyo de Ciudadanos. El primer documento que se puso sobre la mesa ni siquiera superó el filtro de la Intervención, y fue la primera vez que se encargó fuera a una empresa externa la elaboración del proyecto de presupuestos, algo que no ha servido de nada y que de momento ya ha costado 21.000 euros a las arcas municipales.