Las Provincias

Medio Ambiente instalará 11 puntos de compostaje en zonas verdes y colegios

Varias personas vierten residuos orgánicos en un punto de compostaje comunitario de Donostia.
Varias personas vierten residuos orgánicos en un punto de compostaje comunitario de Donostia. / José Ignacio Unane
  • Ciudadanos voluntarios verterán de manera controlada los restos orgánicos y se desarrollarán campañas para fomentar su uso

La Concejalía de Medio Ambiente está a punto de lanzar el primer proyecto de recogida selectiva de residuos orgánicos de la ciudad, mediante la instalación de puntos comunitarios de compostaje.

El proyecto, financiado con los fondos de las inversiones sostenibles, costará 163.000 euros y lo más probable es que lo ejecute Pavasal, dado que es la empresa que ha sido la primera clasificada en el concurso convocado a tal efecto.

En esta primera fase, se van a instalar once puntos comunitarios de compostaje, cinco en zonas verdes y seis en colegios públicos.

En el primer caso, las ubicaciones elegidas son el parque Lo Morant; la zona verde junto a la avenida Ciudad de Nicaragua, en Garbinet; la isleta de Palacio Valdés, en El Pla; los huertos urbanos de Cruz Roja en la calle Vicente Blasco Ibáñez; y la zona deportiva de Villafranqueza.

Por otro lado, los centros educativos seleccionados para participar en el programa de compostaje son los CEIP Rabasa; Costa Blanca; Isla de Tabarca; San Gabriel; Lo Morant; y Santo Domingo.

El Ayuntamiento confía en que estos puntos se conviertan en ejemplos y puntos de concienciación y educación social hacia el compostaje, para ir ampliándolos después a toda la ciudad.

El objetivo principal del proyecto es crear estos puntos en los que los ciudadanos, de manera voluntaria y comprometida, aprovechen los residuos orgánicos generados en sus domicilios para producir compost doméstico.

Los restos biodegradables del hogar, así como los restos de poda, hojas secas, desechos de la cocina, etcétera, «se pueden convertir en un recurso valioso, que es el compost, para mejorar la calidad de los suelos, siendo especialmente apropiado para su uso en la huerta y el jardín», señalan desde Medio Ambiente.

Posteriormente, desde la Concejalía se desarrollarán campañas de compostaje doméstico de manera periódica, y estos puntos se convertirán en los lugares que albergarán las jornadas educativas en materia de recogida selectiva de residuos. El proyecto incluye una partida para su contratación y desarrollo posterior.

El proyecto incluye también la compra de receptáculos para depositar los residuos y su distribución, además de bolsas compostables para repartir.

Identificación

Estos puntos de compostaje estarán dotados de puertas con sistemas inteligentes de identificación, de manera que solo puedan acceder a ellos las personas que están previamente registradas como voluntarias.

En el caso de los colegios, serán los centros los que se encarguen de controlar el acceso de los alumnos y los residuos orgánicos que se depositan, como parte de un programa educativo que completa el ciclo iniciado con el desarrollo de huertos en las instalaciones escolares.

El mismo sistema se prevé implantar en los llamados quintos contenedores, los de materia orgánica, que se instalarán en las zonas de grandes generadores de residuos, como la hostelería, para luego extenderse, poco a poco, al resto de la ciudad.