Las Provincias

José Luis Sáez gastó en cuatro años 737.000 euros en restaurantes

  • La Justicia abre una causa por presunta apropiación indebida y administración desleal al expresidente de la Federación Española de Baloncesto

El expresidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luis Sáez, gastó 737.746 en restaurantes en cuatro años, entre 2011 y 2014. Sáez, que presentó su dimisión el 11 de diciembre de 2015 acosado por graves irregularidades económicas, también dispuso de cuatro tarjetas de crédito de la FEB, a las que cargó al menos 180.000 euros, según publicó ayer el diario 'El País', que ha tenido acceso a la auditoría de gestión durante su última etapa en la presidencia. El Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid ha abierto procedimiento contra Sáez por presunta apropiación indebida y administación desleal.

Los auditores del Consejo Superior de Deportes (CSD) que han revisado las cuentas de la FEB han descubierto que las visas de las que disponían Sáez, Francisco Barranco, director de eventos, Luis Giménez, secretario general, y Ángel Palmi, director deportivo, describían «un sistema que hacía de las tarjetas instrumentos de gasto incontrolable y opaco, similar a las 'tarjetas black' de Caja Madrid», según denuncia El País. «La FEB no pudo acreditar la vinculación a la actividad federativa de los gastos asociados a las tarjetas de crédito de los directivos», afirma el informe.

Sáez llevó a cabo los gastos detallados en restaurantes de Madrid, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), su habitual lugar de vacaciones de verano, y Sevilla, la ciudad en la que reside, con una media diaria de 155 euros (226.075 euros) en un restaurante situado en la misma calle en la que está ubicado el apartamento pagado por la FEB en el que vivía cuando estaba en la capital. Los gastos directos del entonces presidente alcanzaron entre 2011 y 2015 los 663.776 euros. Los gastos en desplazamientos ascendieron a 274.375 y, entre ellos, 60.615 corresponden sólo a viajes entre Madrid y Sevilla. Los gastos de manutención entre 2011 y 2013 llegaron a los 229.612 euros. «El presidente percibía dietas por desplazamiento e incurría simultánemanete en gastos de manutención», destaca la auditoría.