Las Provincias

El alcalde, Gabriel Echávarri durante la firma del convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación para la ulitlización del ADDA como palacio de congresos.
El alcalde, Gabriel Echávarri durante la firma del convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación para la ulitlización del ADDA como palacio de congresos. / A.D.

Echávarri 'aprieta' a sus concejales para acelerar las inversiones atrasadas

  • El alcalde ha señalado que «en ningún caso se pierde el dinero» sino que «obligaría a pagar la deuda»

El alcalde de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, ha apostado por "apretar" y "poner las pilas" a los concejales del tripartito (PSPV-PSOE, Guanyar y Compromís) para acelerar las inversiones sostenibles que van "atrasadas" antes de que finalice 2016.

En declaraciones a los periodistas tras presentar el Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana de motociclismo de Cheste, el alcalde ha explicado que esta tarde habrá una reunión de todos los concejales (él estará ausente) en el que ha pedido a la edil de Hacienda, la también socialista Sofía Morales, que "apriete a los que pidieron el dinero y van un poquito atrasados" en distintos proyectos.

Echávarri ha incidido que hay que ponerse "las pilas" y "apretar" ya que ve que algunas de las actuaciones "están un poco paradas": "Espero que todos los concejales que pidieron dinero, lo hicieran con suficiente prudencia y responsabilidad como para no quitárselo a otro compañero y no ejecutar lo suyo".

En todo caso, ha señalado que "en ningún caso se pierde" el dinero sino que obligaría a "pagar deuda".

También ha recordado que los tres socios del gobierno local acordaron en su día algo "sencillo": "El concejal que pida y no cumpla, el año que viene le penalizamos", una directriz "para motivarnos" ya que Alicante "no se puede permitir el lujo" de perder inversiones "porque estén atascadas las tramitaciones dentro de las concejalías".

El alcalde también ha sido preguntado por la confección del presupuesto del ayuntamiento de Alicante para 2017, del que ha dicho que pretende que sea aprobado en un pleno en diciembre, para lo cual hay que trabajar "a contrarreloj" porque antes hay que enviarlos a Madrid.

Las cuentas de 2016 se elevaron a 249 millones y sólo podrán aumentar el 1,8 por ciento el próximo año para cumplir con la regla de techo de gasto, de manera que subirán 4,5 millones hasta los 253.

El alcalde ha señalado que las peticiones sumadas incluidas por sus concejales exceden en más de 40 millones de euros de esos 253 millones de euros, por lo que a partir de la reunión con la concejal de Hacienda de hoy deberán empezar a ajustar sus proyectos.

"Ha habido un exceso de peticiones", ha admitido el alcalde, ante lo cual "tenemos que acotarlos más".

Entre las prioridades de las cuentas, Echávarri ha recordado que los gastos fijos tienen "maniatados" al equipo de gobierno, y ha dicho que, en la medida de las posibilidades, se dirigirán partidas a Acción Social y a los sectores que dan empleo a los ciudadanos, entre los que ha citado el turismo.