Las Provincias

«Creo en un Gobierno que no sea policía de los ciudadanos»

Clint Eastwood durante el rodaje de 'Sully', que llega a los cines este viernes. :: lv
Clint Eastwood durante el rodaje de 'Sully', que llega a los cines este viernes. :: lv
  • Clint Eastwood. Actor y director. A sus 86 años, el último clásico de Hollywood recrea en 'Sully' la hazaña del piloto que amerizó en el río Hudson

El 15 de enero de 2009, el vuelo 1549 de US Airways despegó del aeropuerto La Guardia de Nueva York con destino a Charlotte, Carolina del Norte. Solo unos minutos después, mientras atravesaba el cielo de Manhattan, una bandada de gansos inutilizó el motor. El capitán Chesley Sullenberger, alias 'Sully', decidió amerizar en el río Hudson en una arriesgada maniobra que salvó la vida a los 155 pasajeros. Fue el reverso del 11S en un país todavía traumatizado por los atentados.

'Sully' recibió tratamiento de héroe nacional, pero también fue objeto de una exigente investigación por parte de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, que acusó de malas prácticas al artífice del bautizado 'Milagro del Hudson'. Una historia muy apropiada para Clint Eastwood, que a los 21 años cayó en el océano a bordo de un avión militar que se quedó sin combustible a cinco kilómetros de la costa. La pericia del piloto también le salvó la vida. A los 86 años, el último gran clásico de Hollywood estrena este viernes 'Sully' con Tom Hanks de protagonista.

- ¿Cómo llegó esta película a sus manos?

- El guión estuvo aparcado en mi mesa durante varias semanas hasta que mi asistente me preguntó por él. El único título que tenía era 'Milagro en el río Hudson'. Ella me preguntaba cada día si lo había leído. Y yo le contestaba que no. Me di cuenta de que había algo en aquella historia que le atraía y decidí leerlo. Me encantó y ojeé los periódicos que habían escrito sobre el tema. Me pareció que podíamos hacer un gran trabajo. Sin embargo, no sabía dónde estaba el conflicto. Hasta que descubrí lo que sufrió el piloto con la Junta Nacional de Seguridad del Transporte para demostrar que sus decisiones fueron correctas. En ese momento encontré el drama, el conflicto que necesitaba. Luego se convirtió en una historia fascinante.

- Usted es un experto piloto, ¿siente un aprecio especial por el amerizaje de Sully?

- Sí. Cuando tienes la oportunidad de volar cada día te vuelves muy preciso, compruebas cada detalle de tu aparato. En aviación, el piloto es muy importante y se necesita un tipo como Sully para salvar a 155 personas.

- ¿Por eso le admira?

- Para pilotar aviones necesitas gente exacta, precisa, alguien que sea bueno con los detalles y sepa vivir según las reglas. Sully es ese tipo de persona. Él sigue las reglas y, al tomar la decisión de amerizar en el Hudson, las acata, porque ha sido preparado para ello, pero no es lo que le han pedido. De pronto, tiene que tomar una docena de decisiones en unos segundos y toda la historia de la película se reduce a: ¿aterrizo o no en el río?

- Usted ha llevado muchos héroes a la gran pantalla, ¿a quién le otorga esta categoría?

- Los héroes son únicos, sin embargo, en esta sociedad políticamente correcta todo el mundo necesita irse a casa con un primer premio para no herir sus sentimientos. Nadie tiene la oportunidad de ser héroe de verdad, aunque sea importante. El mero término está sobreutilizado y resulta una sorpresa cuando alguien hace algo extra por los demás.

- En la película tiene mucha importancia el instinto. ¿Cree que en la vida es importante dejarse llevar por los instintos?

- Creo que es importante. A veces los instintos te alejan de problemas y otras veces salvan vidas.

- ¿Fue difícil rodar la escena del avión amerizando sobre el río Hudson?

- Muy, muy complicada. Afortunadamente, contaba con la ayuda de actores de la talla de Tom Hanks y Aaron Eckhart. No puedes imaginar cuánto admiro a Tom después de trabajar con él, es un profesional impresionante.

Jugador de golf

- Su pasión por la música y su técnica le ayudaron a conseguir libertad creativa como cineasta.

- Creo que el motivo de mi libertad es el tiempo que puedo dedicar a dirigir porque me he liberado de los proyectos que demandaban mi presencia frente a la cámara. Me siento aliviado de poder trabajar únicamente en las películas que dirijo. Y, como todo el mundo, sigo adelante con mis proyectos. Es cuestión de madurez porque, en la vida, uno nunca deja de madurar.

- ¿Sigue convencido de no volver a actuar?

- Hay que trabajar con el material que uno tiene en las manos. Este guión me pareció sensacional y en ese momento lo único que quiero es dirigir.

- ¿La palabra retiro no le suena para nada?

- No me suena muy bien porque no quiero pensar en retirarme. Hace muchos años lo pensé, pero me arrepentí enseguida.

- ¿Qué fue lo que le hizo cambiar de parecer?

- Me gusta trabajar, es algo que disfruto. Tal vez un día dejo de divertirme con el trabajo y elijo dejarlo. Si me ocurre, será algo repentino y no meditado. Diré adiós pero, hasta el momento, disfruto, y por eso me hice director hace 49 años.

- Dirigir, actuar y hacer política, ¿se considera un político?

- No. Fui alcalde durante dos años para permitir a otro gobernar en mi lugar Carmel, porque me imaginé que dos años eran más que suficientes.

- No se considera conservador, sino un defensor de la libertad individual. Sin embargo, siempre apoya al candidato republicano.

- Sí. Tradicionalmente los republicanos han sido partidarios de un Gobierno más pequeño y con menos regulación, que deje a la gente tranquila. No creo que el Gobierno tenga que ser policía de los ciudadanos. Por otro lado, creo que habría que gastar menos. Si tienes diez dólares hay que gastar diez, no puedes gastar doce dólares y pedir prestado. Hay que vivir de acuerdo con las posibilidades y eso es lo que debería hacer el Gobierno. Cada país que ha sufrido la crisis está viviendo en la misma situación por el enorme gasto. No aprendemos y eso que, a lo largo de la historia, hemos tenido muchas lecciones. Pero así es de estúpida la humanidad, seguimos repitiendo los mismos errores una y otra vez. Hace tiempo aprendí que, si no aprendes de tu errores, debes avergonzarte. Y si no aprendes por segunda vez, avergonzarte aún más. No hay que vivir a ciegas.

- Usted es un apasionado del golf. ¿Por qué?

- El golf es un deporte que puedes jugar con una limitada habilidad, puedes no ser bueno y disfrutar. En otro tipo de deporte necesitas adquirir cierta habilidad para poder practicarlo. El golf es muy individual y acabas compitiendo contra ti mismo. Es un deporte donde revelas carácter y personalidad. Y lo puedes jugar toda tu vida a cualquier edad.