Las Provincias

Claro denuncia que la Policía de la costa tiene que echar gasolina en la ciudad

  • Aseguran que las estaciones de servicio de la zona «cerraron el grifo» el pasado viernes por impago del Consistorio

Setenta kilómetros para echar gasolina. Esa es la distancia que según denunció ayer Claro tienen que realizar los coches patrulla de la Policía Local en Orihuela Costa para repostar y volver a su lugar de trabajo, «perdiendo dos horas en el camino». El partido del litoral criticó ayer este hecho, motivado, según indicaron, por «la negativa de las estaciones de servicio que mantienen convenio con el Ayuntamiento en servirles carburante, con el correspondiente perjuicio en el servicio de seguridad que prestan a los vecinos».

Para Claro, el servicio se vio mermado durante el fin de semana por la falta de carburante, pero consideran que la situación desde ayer es peor al tener que ir a repostar al casco urbano. Ante esta situación reclaman «explicaciones urgentes» al equipo de gobierno por un hecho que califican como «muy grave», puesto que a su juicio empeora el servicio que ya de por sí ven escaso sin unas instalaciones abiertas las 24 horas del día «y con deficiencias en el número de efectivos los que hay no pueden realizar su trabajo en condiciones al no poder repostar los coches patrulla». Claro afirma que PP y Ciudadanos «están deteriorando los servicios públicos de la costa de una forma preocupante» y añade que la situación es «crítica» no ya solo en seguridad ciudadana sino también en «aseo urbano, playas, fiestas, eventos culturales, servicios sociales o parques», entre otros.