Las Provincias

El Ayuntamiento de Madrid desactiva las restricciones al tráfico

El Ayuntamiento decidió ayer a las 23 horas levantar las restricciones al tráfico en la ciudad para el día de hoy, de forma que finalmente no se llevó a cabo la medida más polémica y que se estuvo barajando hasta última hora: que solo pudieran circular la mitad de los vehículos (los que tuvieran matrículas pares solo podrían moverse los días pares y viceversa). Esta iniciativa fue una de las que estuvieron sobre la mesa después de que la capital haya alcanzado niveles de concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) de más de 200 microgramos por metro cúbico de aire y de que la 'boina' de contaminación haya vuelto a instalarse sobre la ciudad. Aunque podía haberse puesto en práctica incluso el día 1, el Consistorio decidió no hacerlo para facilitar el regreso a casa tras el puente de Todos los Santos.

La calidad del aire ha mejorado y el miércoles no habrá ninguna restricción al tráfico en la ciudad, pero si las condiciones climáticas vuelven a empeorar, la limitación de la circulación no solo se podría retomar en los próximos días, sino que incluso se podría ampliar y los coches tendrían limitado el acceso al centro y también a la M-30, donde, desde el sábado, la velocidad permitida se ha rebajado de los 90 kilómetros por hora a los 70. Incluso en una situación extrema, el Consistorio podría restringir la circulación al 100%.

El protocolo de actuación del Ayuntamiento de Madrid para situaciones de gran polución entró en vigor el pasado 1 de febrero, aunque tiene muchas similitudes con el que puso en marcha la Corporación dirigida por Ana Botella, y que se aplicó en dos ocasiones.

Para reducir los perjuicios a los residentes en la capital, el Ayuntamiento ha puesto en marcha medidas de refuerzo del transporte público y recomienda su utilización mientras duren las medidas de restricción del tráfico.

Con la decisión de restringir el tráfico, Madrid se hubiera unido a otras ciudades que ya habían puesto en marcha actuaciones similares. La primera en hacerlo fue París, en octubre de 1997, y repitió 17 años después, en 2014. En diciembre del año pasado, Italia tuvo que poner en práctica estas medidas en ciudades como Mián, Turín, Roma o Nápoles tras dos meses sin lluvia ni viento. Budapest y Atenas también han restringido el tráfico, Lisboa prohíbe circular por el centro y Londres ha implantado una tasa.