Las Provincias

fotogalería

Olmo del que ayer cayó una rama en Gabriel Miró. / J. P. R.

Sanean un olmo centenario en Gabriel Miró tras caer una rama

  • C's considera «un milagro» que fuese de madrugada y nadie resultase dañado y Medio Ambiente se compromete a aumentar las inspecciones

La rotura de una gran rama, de 2,4 metros de diámetro, de uno de los olmos de la plaza Gabriel Miró dio ayer un buen susto a los vecinos, aunque por fortuna se produjo de madrugada, por lo que no provocó heridos.

Operarios de la Concejalía de Medio Ambiente procedieron a vallar el perímetro del árbol en cuanto les llegó la alerta y estudiaron 'in situ' el estado del ejemplar, que se encuentra muy deteriorado debido a una enfermedad que aqueja a los olmos de la plaza desde hace años. Enfermedad que llevó al anterior equipo de gobierno a plantearse la posibilidad de arrancar los tres ejemplares y sustituirlos por otros nuevos.

Finalmente, los técnicos aconsejaron una poda exhaustiva de la copa del árbol, ya que tiene el tronco muy dañado y con zonas podridas, debido a la enfermedad que padece. Según explicó el concejal de Medio Ambiente, Víctor Domínguez, «aligerar la voluminosa copa del árbol puede ayudarle a sustentar mejor la carga». Una solución paliativa, dado que curar la enfermedad que aqueja a estos olmos «no es posible».

A partir de ahora, señaló el edil, se realizará un seguimiento exhaustivo tanto de este ejemplar como de los dos ubicados frente al Colegio de Arquitectos, que ya fueron saneados hace unos años, ante las primeras señales de alarma.

No se plantean eliminarlos, a menos que sea estrictamente necesario. «Se trata de ejemplares centenarios, más antiguos que los ficus de la misma plaza, y que tienen un gran valor, aunque no estén protegidos en el catálogo», considera Domínguez.

El grupo municipal de C's calificó de «milagro» que la caída de la rama «no haya tenido consecuencias». El edil Antonio Manresa recordó que pese «al ímprobo trabajo» de los técnicos ha habido otros casos similares en la Explanada y en la plaza Calvo Sotelo, «donde una señora ya resultó herida».

En su opinión, «llevamos mucho tiempo tentando a la suerte». El concejal admite el «ímprobo trabajo que realizan los técnicos del Ayuntamiento de Alicante en esta materia», pero señala que «vemos el peligro existente que supone mantener árboles centenarios sin tomar ninguna media de seguridad, que evite incidentes como los acaecidos esta madrugada en la emblemática y transitada plaza de Gabriel Miró».

Manresa instó al responsable de Medio Ambiente, Víctor Domínguez, a «tomar medidas urgentes y oportunas para evitar más desprendimientos de ramas centenarias y así garantizar la seguridad de todos los viandantes».

Por último, el concejal de C's advirtió de que «es necesario aumentar el número de revisiones de los árboles por parte de la Concejalía para tener un mayor control de todas las posibles ramas con riesgo de rotura».

En este sentido, Domínguez explicó que la rotura de una rama en Calvo Sotelo hace unos días, que causó heridas a una viandante, «no tuvo nada que ver con la de Gabriel Miró, porque el árbol estaba sano y fue a consecuencia del temporal de viento y lluvia».

En cualquier caso, se comprometió a aumentar las inspecciones rutinarias a los árboles de gran porte de la ciudad, para evitar que se produzcan nuevas caídas de ramas que puedan resultar peligrosas.