Las Provincias

Caballero, como Santo Tomás.
Caballero, como Santo Tomás.

Un Santo Tomás excepcional y un Ternari muy emotivo

En la misma línea, o quizás un poco mejor, que la primera jornada de las representaciones extraordinarias del Misteri, en la Basílica de Santa María no cabía un alfiler en el llenazo del sábado, con otra destacada actuación de todos los integrantes. En esta ocasión con el papel de María a cargo de Marcos Pacheco; el Ángel de nuevo por Eduardo Gómez; en el Araceli, Salvador Cotes y Simón Hernández, con los niños Pau González y Pablo Hernández, y la Coronación, los chavales Javier Chinchilla y Samuel Buitrago, con el reverendo Miguel Cano.

San Juan corrió a cargo de Antonio Orts, consagrado veterano, y el Ternari, realmente estupendo y emotivo, con José Manuel Guinot, el Mestre José Antonio Román y Pepe Guilabert; y Santo Tomás a cargo de Antonio Caballero, que sigue los días restantes, y que llevó a cabo una intervención, un canto, realmente excepcional, sin duda la guinda de la representación, con un «Mare de Déu!» que echaba abajo la Basílica.

Representación exitosa de todos los actuantes, tanto mayores como pequeños, dejando bien patente el nivel alcanzado y la intensidad de los ensayos, con el consiguiente trabajo del Mestre y auxiliares. Formidable Judiada, que sobre todo a los que presenciaron la representación por vez primera, las causó una gran impresión, y naturalmente las estupendas voces de integrantes del Apostolado, con esas sorpresas para los que presenciaban por vez primera, en las aperturas de las puertas del cielo y la aparición de Ángel, Mangrana y Coronación.

El Misteri es mucho Misteri.