Las Provincias

Otro punto para reforzar las urgencias

Los trabajos ya se han iniciado en la parte del centro de salud situada a las espaldas de la fachada principal.
Los trabajos ya se han iniciado en la parte del centro de salud situada a las espaldas de la fachada principal. / Matías Segarra
  • Empiezan en el centro de salud Altabix las obras del segundo PAS en Elche, que abrirá a principios de 2017

El próximo año el municipio contará con dos puntos de atención urgente extrahospitalaria, uno en cada departamento de salud, el dependiente del Hospital del Vinalopó y el del Hospital General. Hasta este momento, ambas áreas comparten el único Punto de Atención Sanitaria (PAS) existente, ubicado en el centro de salud del Toscar.

La necesidad de otro recurso de este tipo se planteó hace décadas, cuando aún era el antiguo SEDU -Servicio Especial de Urgencias-, una reivindicación histórica de asociaciones vecinales, sindicatos y partidos políticos ante el colapso que sufrían estas instalaciones, que daban servicio a toda la población del municipio como única alternativa al servicio de Urgencias del Hospital General, también de por sí masificado en aquella época.

Con la puesta en marcha del Vinalopó, en el 2010, el hecho de contar con dos áreas de Urgencias mejoró la situación en ambos hospitales al disminuir la presión, pero reavivó la petición de ese segundo punto de atención sanitaria para atender emergencias no graves, especialmente por parte de la plataforma local en defensa de la sanidad pública -que estaba en activo entonces-, ante el colapso y las colas endémicas de este servicio, sobre todo en días festivos, una saturación que persiste, ya que atiende a una población potencial de 230.000 habitantes.

Además, desde entonces, se ha venido denunciando la discriminación que padecen los usuarios adscritos al departamento del Hospital General respecto a los del Vinalopó, ya que se ven obligados a desplazarse hasta el otro extremo de la ciudad para recibir esta asistencia.

Para evitar esta circunstancia, el nuevo PAS se situará en el centro de salud de Altabix. Su puesta en marcha se aprobó en abril en el parlamento valenciano, a través de una proposición no de ley presentada por el grupo socialista, y obtuvo luz verde en el Pleno del Ayuntamiento celebrado en febrero y el viernes se concedió la licencia de las obras por parte del consistorio. Estos trabajos han arrancado ya y la intención de la dirección del departamento es que las nuevas instalaciones estén operativas a lo largo del primer trimestre del 2017.

La reforma se acometerá en las dependencias que hay a la entrada de la parte trasera del edificio, ubicada en la calle Gandhi. El proyecto contempla la modificación de las consultas existentes para la realización de cuatro estancias de este tipo, además de la instalación de mostrador, sala de espera, dos pequeños almacenes, aseos adaptados para usuarios, aseo para personal, zona para sucio, y dos almacenes. Todo ello en la planta baja.

El uso de estas instalaciones será compartido, ya que durante la mañana y tarde serán ocupadas por trabajadores y usuarios de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA), al no solaparse los horarios de ambos recursos sanitarios. El servicio del PAS de Altabix se completará con otro espacio en la primera planta. En esta zona, se dispondrá de tres dependencias que se van a utilizar como zona de descanso del personal, dos vestuarios, y una sala de estar.

La puesta en marcha de este recurso también supondrá contar con una plantilla propia, en este caso será la que presta servicio en la actualidad en el Toscar, dependiente del departamento del Hospital General, del mismo modo que el espacio ocupado por el actual PAS se cedió en su día por el área de Vinalopó Salud, al estar El Toscar adscrito a este departamento.

A diario el servicio de 21 horas a 8 del día siguiente cuenta con hasta tres médicos, dos enfermeros y un celador. Los sábados, entre las 15 horas hasta las 9 del domingo, con idéntica plantilla. Mientras que el domingo de nueve de la mañana a las 8 del lunes dispone de tres médicos, tres enfermeros y un celador.

La composición de estos equipos, como ocurre ahora, podrá verse modificada cuando las necesidades asistenciales lo requieren, como es el caso de los periodos festivos.