Las Provincias

El Misteri, bien universal 'conflictivo'

Un espectador fotografía el Ángel y la Magrana del Misteri con su dispositivo portátil.
Un espectador fotografía el Ángel y la Magrana del Misteri con su dispositivo portátil. / Matías Segarra
  • El vicerrector de la UV advierte de que la Unesco podría retirar la declaración si no incorpora mujeres

La declaración del Misteri d'Elx por parte de la Unesco como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, que ha cumplido quince años, «corre peligro». Así lo advirtió ayer Antonio Ariño, vicerrector de la Universidad de Valencia (UV), catedrático de Sociología y especialista en fiestas y patrimonio, en la primera jornada del III Congreso de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, organizado por la Cátedra Pedro Ibarra de la UMH, que se celebra hasta el lunes en el Centro de Congresos.

Ariño manifestó tras su exposición que «vivimos en una sociedad multicultural y democrática, y en el Misteri se plantean dos conflictos claros, que antes o después emergerán». Uno es la Judiada, «porque una sociedad multicultural está basada en el respeto a todas las culturas, y por muy suave que sea el trato a los judíos que aparecen en la Festa d'Elx, no deja de ser una visión negativa, son los malos».

Como segundo elemento de conflicto del Misteri, Ariño se refiere a la participación de la mujer en la representación. «En una sociedad clerical, autoritaria y medieval eso era lo normal, pero hoy vivimos en una sociedad democrática y ya no tiene sentido, las mujeres tienen tanto derecho a participar como los hombres. La Festa debe ser inclusiva».

Según destaca Ariño, «la Unesco subraya que para que un bien merezca el título de Patrimonio de la Humanidad no solo ha de tener antigüedad y el consenso de la sociedad en la que se realiza, sino que ha de ser respetuoso con los derechos humanos, la diversidad cultural y la sostenibilidad». A su juicio, en el Misteri «puede haber elementos que generen disputa o conflicto en un futuro próximo».

Explica que la Festa «está viva, siempre está cambiando y adaptándose a la sociedad en la que se desarrolla». En este sentido, sostiene el vicerrector de la UV que si en su origen los papeles femeninos tenían que ser interpretados por hombres se debió a que «esos eran los valores que imponía la Iglesia en aquella época. Pero si la Festa la hubiese creado una sociedad democrática, serían otros los valores. Como que hoy la hacemos nuestra, debemos incorporar los valores y derechos de la sociedad contemporánea».

Ariño rechaza los argumentos de quienes sostienen que introducir cambios en el Misteri -como la incorporación de mujeres- podría causar que la Unesco retirara la declaración de patrimonio. «La Festa tiene unos elementos que son neutros en términos políticos o morales, y no son problemáticos, mientras que hay otros que plantean conflictos con los valores de la sociedad actual». Ante ello, el experto señala que «si el Patronato mantiene una actitud proactiva a la hora de cambiarlos, no se encontrarán con situaciones como la de los Moros y Cristianos de Alcoy, que generó una larga lucha de las mujeres para conseguir incorporarse a la fiesta».

El vicerrector considera que la peor respuesta ante estos posibles conflictos «es ser fundamentalista. Quienes sostienen esa postura piensan que hay cosas que vienen de un pasado tan remoto que tienen la impronta de esa época y no se puede cambiar. El Misteri tiene la impronta de su época, pero los aspectos negativos se pueden cambiar y no pasa nada».

Ariño añade que mantenerse en posiciones férreas «podría conducir a que los mujeres se movilizaran y exigieran a la Unesco que le retirara el reconocimiento a la Festa porque no es inclusiva». Explica que «el primer aspecto de la definición de Patrimonio de la Humanidad que establece la Unesco es que el bien a declarar debe ser inclusivo. Si hay un grupo que no se considera incluido, tiene todo el derecho a reclamar que se le retire la declaración».

Respecto al trato a los judíos, «el primer paso debe ser hablar con la comunidad judía para conocer su opinión y ver de qué manera se puede suavizar y dulcificar la participación de este colectivo». Como sociólogo que trabaja en multiculturalidad, Ariño conoce «muchas fiestas que están teniendo muchos problemas justo por estas cuestiones. Lo más inteligente es adelantarse a estos conflictos y solucionarlos antes de que estallen, porque vivimos en una sociedad global y cualquier pueda colgar en internet la imagen que el Misteri da de los judíos, y montarse un problema internacional».

Cambio de vestuario

La jornada inaugural del congreso contó también con la participación de Francesc Massip, catedrático de historia del teatro y gran conocedor e investigador del Misteri, quien se refirió a algunos «atentados» patrimoniales cometidos contra el Misteri en las últimas décadas y reclamó la recuperación del vestuario tradicional anterior a la última modificación.

La jornada se completó con la intervención del inspector de Patrimonio de la Generalitat, Luis Pablo Martínez. Tras una visita guiada hoy a los lugares de la Festa, el congreso se reanuda mañana.